La jugada del municipio de Antofagasta para desentenderse de la basura y las quemas en Altos La Chimba

Oficio Ordinario firmado por el Alcalde Jonathan Velásquez donde renuncia a mantener la concesión de los terrenos del ex vertedero y traspasa por lo tanto la responsabilidad de limpiar y remediar el sector a bienes nacionales, provocó polémica durante tensa sesión del concejo municipal.

Créditos: Alex Sánchez @ARSANCHEZFOTO vía Twitter.

Una tensa sesión del Concejo Municipal de Antofagasta, que incluyó declaraciones cruzadas entre el Alcalde Jonathan Velásquez y algunos de los concejales, se produjo este miércoles a propósito de la crítica situación en los alrededores del ex vertedero La Chimba, donde se han agudizado la acumulación de basura y quemas.

Lo anterior, considerando que tras el cierre del ex vertedero La Chimba, la ciudad no cuenta con un espacio para verter los escombros y residuos de construcción (Rescon), por lo cual estos residuos se han ido acumulando por toneladas en las calles aledañas, ocasionando un grave problema sanitario a los vecinos del sector norte de la ciudad, como también a las empresas que operan en el lugar.

Tras las reiteradas denuncias de los vecinos y concejales, el Alcalde de la comuna convocó a una reunión de distintas autoridades regionales para buscar una solución, mientras que las acumulaciones de escombros, quemas e incendios continúan produciéndose.

Publicidad

POLÉMICO DOCUMENTO

Sin embargo, en forma paralela a la declaración de buenas intenciones, el edil colocaba su firma a un documento que le permite desentenderse legalmente de la situación en el ex vertedero La Chimba y no asumir responsabilidades frente a la problemática que afecta a miles de vecinos, lo que hizo estallar la polémica durante la última sesión del concejo.

En concreto, los terrenos de la zona afectada pertenecen al Ministerio de Bienes Nacionales, pero fueron entregados por varias décadas en comodato de uso gratuito a la Municipalidad de Antofagasta, que asumió entonces la responsabilidad de la limpieza y administración en el sector.

Este contrato de comodato vencía durante el actual mes de julio, pero las anteriores administraciones edilicias habían realizado un requerimiento al Ministerio de Bienes Nacionales para renovarlo y dotar de herramientas al municipio para seguir teniendo la responsabilidad de administrar y limpiar el lugar.

Sin embargo, la nueva administración municipal desistió de la solicitud de renovación de la concesión, tal como indica el Oficio Ordinario Nº1611/2021 firmado por el Alcalde Jonathan Velásquez al cual tuvo acceso este diario, con lo cual desde el 15 de julio, cuando venció el contrato de comodato, dejó de ser responsable legalmente de la limpieza, mantención y remediación del lugar.

Precisamente en esa línea fueron las declaraciones del Alcalde Velásquez, quien comprometió apoyo solamente en “fiscalización” del lugar, es decir, denunciar a quienes boten escombros, pero no compromete realizar limpieza, remediar suelos, ni tampoco generar un lugar donde dejar definitivamente estos residuos y evitar que se sigan acumulando en distintos puntos de la comuna, expresando que “yo no puedo invertir dinero municipal en cosas que no nos atañen“.

Una opinión que fue respaldada por la Directora de Control, Cecilia Aqueveque, quién indicó que el municipio “no puede hacer nada que la ley no permita, no es función nuestra ni nuestra obligación tener un Rescon“, sumándose también el Director de Asesoría Jurídica, Marco Ascencio, quién indicó que “La concesión que tenía la Municipalidad de Antofagasta terminó. La administración corresponde a bienes nacionales“, mientras que respecto a los lugares aledaños, indicó: “¿Hay urbanización afuera de los terrenos? No, esos terrenos aledaños no nos corresponde hacernos cargo“.

PREOCUPACIÓN DE LOS CONCEJALES

Esta opinión del Alcalde y asesores no fue compartida por varios de los concejales, quienes indicaron que si es responsabilidad del municipio realizar la limpieza de las calles y que además, entendiendo que existe una obligación con los vecinos de solucionar el problema, por cuanto más allá de la situación legal de los terrenos, los vecinos se ven afectados por las externalidades, insalubridad y el humo tóxico, además de la acumulación de la basura en las calles.

Comprendo el principio de legalidad, pero efectivamente la Municipalidad es responsable de residuos domiciliarios y las calles y el problema que tenemos acá es basura acumulada en las calles. Es facil entregar un documento diciendo “no quiero el terreno y ya no es problema mío”, pero no es así porque si tenemos responsabilidad como municipio. Como concejala y vecina del sector quiero decir que estamos aburridos del peloteo, necesitamos que esto se resuelva“, expresó la concejala Karina Guzmán.

El concejal Luis Aguilera indicó por su parte que “deberíamos buscar la manera de aportar a los vecinos, las calles está sucias y son responsabilidad municipal, debemos ser capaces de limpiarlas y de fiscalizar. Le pido que revisemos el tema y nos involucre más a los concejales, ingresar una nueva carpeta a Bienes Nacionales porque el municipio tiene los recursos para remediar 75 hectáreas de terreno que administró y que ahora devuelve a Bienes Nacionales llenas de basura“.

Finalmente tanto el concejal Waldo Valderrama expresó que “Nos sorprende y nos preocupa el desentendimiento del alcalde con argumentos legales, que si bien pueden ser ciertos, no consideran la necesaria acción del municipio para encontrar una solución. Hemos dicho, basta de tantas reuniones de trabajo, necesitamos que los organismos públicos trabajen en soluciones concretas“.

Por lo pronto, la problemática continúa sin solución definitiva y a falta de liderazgo desde el municipio en esta materia, el Gobernador Regional de Antofagasta, Ricardo Díaz, convocó a equipos técnicos municipales y del Gobierno Regional para coordinar acciones concretas, mientras que el Delegado Presidencial, Daniel Agusto, indicó que durante la próxima semana podrían iniciarse acciones de limpieza. Todos temas que tienen un punto de tope: Se pueden retirar los escombros, pero no se ha determinado el lugar donde depositarlos.