Antofagasta: Agrupaciones animalistas denuncian que el municipio no ha entregado fondos para esterilizaciones hace dos meses

"Lo que nosotros los animalistas y la gente quiere es que se retomen las cirugías. Falta mano dura y compromiso de parte de las autoridades, ya que nosotros hacemos lo que podemos, no contamos con los recursos ni con el personal, es imprescindible que se controle la población animal en Antofagasta", aseguraron desde la agrupación Pro Animal Gaat.

Canil municipal ubicado en el sector norte de Antofagasta, donde se realizan esterilizaciones de perros callejeros y se dan en adopción. Foto: Matías Quilodrán.

La región de Antofagasta se caracteriza por tener una alta taza de población animal callejero, es decir, perros y gatos que producto del abandono, de la irresponsabilidad o incluso de la maldad de las personas, viven en pésimas condiciones y amenazan no solamente con seguir aumentado la población, sino, que lamentablemente a raíz del maltrato que sufren a diario en las calles el impacto que está sufriendo el medio ambiente también es preocupante.

A través de una campaña lanzada en las redes sociales de la Municipalidad de Antofagasta para implantar el micro chip de tenencia responsable en la comuna, se registró una masificación de comentarios/denuncias ciudadanas en donde se sostiene que hace dos meses el Pet de Antofagasta, que está a cargo y funciona con fondos entregados por el municipio, no cuenta con los medios y los insumos para realizar campañas de esterilización y castración para animales comunitarios o mascotas de los ciudadanos.

Pamela Araya Salinas, es miembro de Pro Animal Gaat y llevan 13 años trabajando en Antofagasta, cuentan con personalidad jurídica y están al día con su documentación, ellos mensualmente ocupaban 15 cupos para esterilización de gatos cuando el Pet funcionaba con normalidad, y también, utilizaban 5 vacantes para castración o esterilización canina, sin embargo, hace más de 50 días que no han podido operar a los animales callejeros a los que rehabilitan.

Publicidad

Gatas ferales son las que que tienen prioridad para esta organización, ya que viven en los techos de las casas, no tienen hogar y son más vulnerables. Respecto a los perros, Pamela asegura que se encargan de canes que han sido rescatados de lugares aledaños a la ciudad, como caleta El Cobre o caleta Blanco Encalada, sitios que se encuentran aproximadamente a dos horas de la comuna.

“Lo que nosotros los animalistas y la gente quiere es que se retomen las cirugías. Falta mano dura y compromiso de parte de las autoridades, ya que nosotros hacemos lo que podemos, no contamos con los recursos ni con el personal, es imprescindible que se controle la población animal en Antofagasta” afirmó Araya. La principal labor que cumplen como organización es ayudar a los animales en condición de abandono, sacarlos de las calles, entregarles un tratamiento, darlos en adopción, incluso hacer control de población, lo que significa, sacar a los animales para esterilizarlos y luego devolverlos a donde se encontraban. Un deber por ley que le corresponde a la municipalidad.

El municipio promete, pero no cumple

Actualmente el Pet está a cargo de una agrupación animalista, quienes solo cuentan con los ingresos que el municipio debe entregarles. Durante el periodo en donde la alcaldía de la Perla del Norte estuvo en manos de Wilson Díaz, se realizaron diversas reuniones, donde se plantearon ideas de una brigada animalista, se realizaron logos, bocetos de poleras, credenciales, entre otros, siendo lo mas impórtate la habilitación de un lugar para post operatorio y laboratorios en el interior del Pet. Sin embargo, “pese a que es un convenio que se firmó con el municipio, ya que son ellos quienes son responsable de entregar o destinar los fondos correspondientes a esta causa para que siga el funcionamiento. Eso aun no se ha cumplido, si bien tengo entendido, que dentro de los millones que la municipalidad tenía que transferir, solo se recibió la mitad de estos fondos, siendo el monto restante lo que mantiene detenidas las jornadas de esterilización por falta de insumos” indicó Araya.

Asimimo, sostuvo que “queremos que el Pet siga funcionando en la administración de una agrupación animalista, no queremos que ningún tipo de empresa que tenga rubro de exterminio de alguna especie tenga a su cargo la administración de un programa como este, como ha ocurrido en años anteriores. Queremos una ONG que vele por el bienestar de los animales ya que cualquier otra genera desconfianza respecto al cuidado de los animales”.

Un alto costo monetario

Para los rescates o para las intervenciones con animales abandonados, se requiere no solo de insumos médicos o de profesionales capacitados, sino que, “las horas de viaje y bencina también suman, el acceso a los caniles, todo lo que significa el post operatorio, los collares isabelinos, el alimento, etc. Entonces yo creo que la esterilización de un solo animalito, está bordeando los $60.000 o casi los $100.000, es dinero que nosotros no tenemos, y el Pet nos brindaba una mejor opción” relató la fundadora de Pro Animal Gaat.

Solo esta organización ha dejado de esterilizar a 30 gatos y 10 perros durante estos dos meses que el municipio no ha entregado respuesta. Tanto a Pamela como a otros integrantes de diversas organizaciones o funciones les es imposible costear las operaciones y los cuidados que estos animales requieren.

“Mientras el Pet no retome estas cirugías existen perras y gatas pariendo en las calles, pudimos habernos evitado muchas camadas. Si bien nosotros optamos por los veterinarios con los que tenemos convenios, independiente a esa confianza que nos entregan son montos de dinero que debemos recaudar mes a mes para poder pagar las deudas, hay agrupaciones que mantienen deudas millonarias en las veterinarias, algunas superan los $5.000.000, entonces para nadie es sano estar así. Todo lo hacemos por amor y preocupación hacia los animalitos, siempre debemos estar pidiendo, siendo que esto es responsabilidad del estado”. puntualizó.

Impacto medioambiental

El hambre, la rabia y los instintos que genera el abandono o el maltrato en los animales, sobre todo en los perros, ha provocado un gran impacto medioambiental en la comuna.

Pamela señaló que “imagina los perros que sacan las basuras, se forman jaurías y atacan. Actualmente se están registrando muchos ataques a los nidos de especies, como el gaviotín chico que están en peligro de extinción, entonces, todo es un problema del que los municipios no se quieren hacer cargo, deberían aprovechar que existen agrupaciones que se preocupan de esto y liberar los fondos, ya que ellos no salen a capturar, la pega la hacemos personas comunes y corrientes” finalizó.