La iniciativa de Bio Recarga del Norte inició de la mano de Carol Pérez quien, tras trabajar como Ingeniera Civil Industrial, decidió independizarse. “Con todo el Boom que generó el cambio climático, yo me empecé a dar cuenta que era muy poco consciente de lo que yo hacía en mi casa como por el mundo, por decirlo de alguna manera. Esto comenzó siendo un cambio personal en cómo yo utilizaba las cosas de mi casa, cómo disponía los residuos, por lo que comencé creando mi propio detergente, mi propia pasta dental, empecé a cultivar cosas, entre otros cambios más”. Principalmente, cambios en la forma de vivir y que terminan impactando de manera positiva en el medio ambiente, explicó Carol Pérez.

Respecto a la decisión de producir detergentes ecoamigables, Carol se contactó con una fábrica de Valparaíso, que producía productos biodegradables, para contarles su idea de emprendimiento. Iniciativa que empezaría como una conversación, pronto se convirtió en un emprendimiento biodegradable y ecoamigable a granel en Antofagasta.

“Más que solo un negocio, quise verlo como una oportunidad de educar también (…) Ya que más que un negocio para mí, es un aporte para la comunidad de manera positiva en temas medioambientales”, destacó.

Publicidad

El concepto que instaura este proyecto, no solo es de un producto a granel, sino que pone como eje la importancia del reciclaje y la reutilización de envases.

“Nos transformamos en un punto verde, en algún momento, y es lo que somos ahora en alianza con Cormado Glass, para la recepción de envases plásticos y de vidrios, que higienizamos con nuestros mismos productos, para posteriormente, ponerlos a disposición de los clientes que no tengan envases para rellenar”, indicó la encargada de Bio Recarga del Norte.

 “Cada cliente que llega al local vive una experiencia, porque más que llegar y comprar un producto solamente, nosotras nos damos el tiempo de educar a la gente en temas medioambientales, en cómo recuperar los residuos, enseñamos acerca de economía circular, del agua residual para qué la puede utilizar, etc”, explicó Carol.

Carol Perez, comentó que su objetivo es llegar a todas las partes de la comunidad para poder extender el concepto ecoamigable a todos los tipos de industriales y a todos los tipos de consumidores para hacer un cambio personal, “actualmente, estamos llegando ya a los hogares, algunos condominios y estoy llegando a algunas empresas, pero qué lindo sería poder llegar a colegios, a instituciones del gobierno, que pudiese llegar a otros emprendedores, a otras empresas, a otros tipos de industrias”.

Productos Ecoamigables y Biodegradables

Entre los productos que ofrecen se encuentran aquellos para el lavado de ropa, limpieza de piso, baños, cocina, alfombras, vehículos, piscinas, aromatizantes, etc. Cerca de los 30 productos en dispensadores, además de productos de papelería, como el papel higiénico, toallas de papel y todo biodegradable.

También, cuentan con toallas húmedas desinfectantes biodegradables, pinzas de ropa, cepillos de diente de bambú y que son compostables, junto a la entrega de conocimientos para que, al finalizar la etapa de cada producto, no lo desechen a la basura directamente, sino que cada uno será procesado según sus características.

Entre los productos más llamativos encontramos que ya no es necesario gastar en rollos de film plástico constantemente, ya que existen paños de cera de abejas, que sirven para envolver y sellar cualquier pocillo, recipiente, pote o fuente. Se adhieren a cualquier superficie y las propiedades antimicóticas de la cera de abeja previenen la aparición de hongos en tu comida. 

El emprendimiento señala que sólo con el calor de tus manos puedes moldearlos y adaptarlos para proteger tu comida. Siendo un producto reutilizable que tiene una vida útil de 6-9 meses, y qué al mismo tiempo es biodegradable y amigable con el medio ambiente.

También, Carol nos comenta que, usando los productos biodegradables, puedes reutilizar el agua residual para regadío, es decir, puedes sin ningún problema regar todas tus plantas y sin dañarlas. Estos productos se pueden encontrar en Antonio Poupin 1064, Local 2 en el Boulevard María Betania

La Importancia de reciclar y reutilizar

Según el Ministerio del Medio Ambiente, cada chilena y chileno produce 1,26 kilogramos de desechos a diario, lo que significan 24 mil toneladas de basura por día, ubicándonos como número uno en el ranking sudamericano, con la mayor cantidad de basura producida por persona diariamente, según el Centro de Investigaciones de Polímeros Avanzados.

Las altas cifras de desechos, llevaron a la Asociación de Industriales del Plástico de Chile (ASIPLA), a indicar que en el año 2019 se superó la barrera del millón de toneladas al año de materiales plásticos en el país, lo que incluye también los empaques de productos manufacturados de importación.

Es por eso, que ante estas cifras alarmantes se valoran los emprendimientos, proyectos e iniciativas que vayan a favor del cuidado al medioambiente, y sobre todo promuevan la reutilización de los envases de plásticos para disminuir los desechos de la ciudad de Antofagasta.

Carol destaca la importancia de que cambiemos el chip y que “podamos entender que nuestro momento de cuidar el medioambiente es ahora, y que todavía estamos a tiempo de poder hacer algo. No vamos a retroceder el daño o el impacto negativo que le hemos hecho a nuestro ecosistema, pero si podemos hacer algo para evitar que siga creciendo. Yo quiero ser parte de ese cambio, no solamente aquí en mi comuna, sino en todas las comunas que yo pueda llegar”.

El Emprendimiento en Antofagasta

Ha tenido muy buena acogida este emprendimiento, es verdad que llevamos sólo cuatro meses y ya me siento muy contenta de la recepción, del cariño, de cómo la gente está cambiándose a productos que son amigables con el medioambiente”, indicó Carol.

Sin embargo, indicó que aún falta mucho por recorrer en la comuna de Antofagasta, ya que, comenta que faltan puntos de acopio de material para reciclar, que haya mayor información o difusión respecto a temas medioambientales, y también, faltan políticas públicas que involucren las problemáticas locales.

“Siento que aún le debemos a nuestro planeta la seriedad con la que debemos tocar ese tema y velo a que próximamente, las autoridades no hagan caso omiso a los problemas medioambientales que tenemos en la comuna como la quema de basura, la contaminación en los lugares aledaños a los cerros, etc.”, indicó Pérez.

Para finalizar Carol hace una invitación a que la gente “cambien el chip, a que elijan productos biodegradables, productos ecoamigables, que reciclen, que reduzcan, que reutilicen, y la última R que rechacen y no compren productos que puedan dañar al medioambiente, que traten de buscar alternativas (…)  hagamos algo hoy, para poder tener un buen planeta el día de mañana”.