13.6 C
Antofagasta
Viernes 20 de Mayo del 2022 03:02

¿Se repite la historia de Karen Rojo con Jonathan Velásquez? Ex asesor jurídico revela oscuros detalles del gabinete municipal de Antofagasta

Lea también:

El Diario de Antofagasta
El Diario de Antofagasta
Noticias de Verdad. DiarioAntofagasta.cl es el medio digital más leído de la región minera de Chile. Noticias, entrevistas, reportajes, fotos, videos, opinión y contenido de Antofagasta, Calama, San Pedro de Atacama, Tocopilla, Mejillones, Taltal.

Cuando la Municipalidad de Antofagasta aún es noticia debido a la cinematográfica fuga del país de la ex alcaldesa Karen Rojo, sentenciada a 5 años de prisión por fraude al fisco, surgen impactantes revelaciones que también poseen tintes de serie policial, pero refieren en esta oportunidad al alcalde en ejercicio, Jonathan Velásquez.

Es conocido que tanto la ex edil como el actual alcalde mantienen apreciables similitudes políticas y de estilo de gobierno local. A pesar de autodenominarse “independientes”, ambos muestran vínculos con la centro derecha representada por el pacto Chile Podemos Más (ex Chile Vamos). La ex edil, ahora buscada por la Interpol, se incorporó a la UDI, mientras que el actual alcalde fue concejal por Evopoli y más allá de sus cuestionamientos en público, en privado incorpora en su administración a figuras de esa coalición política, incluyendo algunas que ocuparon altos cargos durante la administración de Karen Rojo.

Los primeros meses al frente del municipio de ambas autoridades parecen calcados (incluso ambos ediles protagonizaron accidentes de tránsito regresando de locales de entretenimiento), mostrando un estilo donde la propaganda juega un rol fundamental, llenando de polémicas acusaciones a sus predecesores y quienes cuestionan sus gestiones, sumar demandas por maltrato laboral contra funcionarios, así como también mediáticos y escandalosos quiebres con sus asesores de confianza, quienes pasaron de ser los elegidos a ocupar los cargos de máxima responsabilidad, a terminar filtrando preocupantes antecedentes sobre el manejo en “la interna” de ambas gestiones.

Es precisamente esta situación la que se desprende de la demanda por tutela laboral presentada ante el Juzgado de Letras del Trabajo de Antofagasta por el abogado Marco Felipe Ascencio, otrora asesor de máxima confianza del Alcalde Jonathan Velásquez, la cual ya fue admitida a trámite por la justicia.

En su presentación ante el tribunal laboral, a la cual tuvo acceso este diario, Ascencio relata el manejo interno del poder por parte del actual edil, que parece también un relato policial. En la primera de sus filtraciones asevera que la administración de la Municipalidad quedó entregada de facto a un triunvirato: El mismo Ascencio; Yamile Guzmán, quien fuera Administradora Municipal y fue removida por Velásquez tras su denuncia por acoso laboral y finalmente Rodrigo Silva, Director de Operaciones y quien ostentara el mismo cargo durante el periodo de la exalcaldesa Rojo, aunque con mayor sueldo de acuerdo al portal de transparencia municipal, siendo un cercano asesor de la anterior edil y también del actual alcalde.

La presentación ante la justicia añade que Jonathan Velásquez no realiza gestiones ni administra el municipio, por “una falta de competencias y conocimientos preocupante” dado que “su interés fundamental es la política agonal, es decir, los contenidos que puede subir a redes sociales, creando así una falsa realidad ante la comunidad de su gestión“.

AMENAZAS Y ARMAS

Los capítulos siguientes de la demanda presentan situaciones de máxima gravedad que perfectamente podrían ser parte de una serie de ficción sobre la relación entre el crimen y el poder. Ascencio acusa que en una reunión formal, un connotado abogado de la plaza lo habría amenazado por una serie de juicios que lleva en contra del Municipio. El mentado abogado, representaría nada menos que al primo del Alcalde, cuyo nombre no se menciona, pero de acuerdo al ex asesor de Jonathan Velásquez, suma juicios cuya cuantía superan los 17 mil millones de pesos, que aspiraría a recibir del municipio.  

Ante la negativa de ceder a estas presiones -sigue relatando la demanda de Ascencio- concurre hasta la oficina del municipio el primo del alcalde, para indicar al entonces Director de Asesoría Jurídica: “me estas echando a perder los negocios“. El escrito ante la justicia añade que “nuevamente ante el fracaso de las amenazas, vuelven a insistir, pero ahora enviando a otro primo del alcalde, acompañado de guardas espaldas (sic) armados a las oficinas de la dirección jurídica, para insistir en llegar a acuerdos en desmejoradas condiciones para la municipalidad“.

Al ser presentadas al alcalde situaciones irregulares e incluso ilegales para ser corregidas -según el documento de Ascencio- Jonathan Velásquez “carga con ira en contra de la Administradora Municipal y en contra del director jurídico, denostando de manera soberbia y grosera, cada vez que había reunión de equipo los días lunes de cada semana“.

Otro episodio de violencia que da a conocer el ex asesor, que afirma serían arrebatos de furia habituales cuando se le hace ver que podría cometer alguna ilegalidad, es el despido de un funcionario, instancia en la cual según el abogado Ascencio, Jonathan Velásquez escribe en un grupo de Whatsapp de uso interno del equipo de confianza: “lo mandaré a patear“.

Captura de Whatsapp incorporada por Ascencio en su presentación ante la justicia.

Asimismo, según se lee en la causa ante la justicia, el alcalde habría tenido intención de agredirlo, indicando que “como se demostrará en la etapa procesal pertinente, él mismo declara que ‘doy gracias que estaba Rodrigo Silva y me atajó, sino le iba a romper la cara en los ventanales a Ascencio‘ “. 

El próximo 30 de mayo, las partes se verán las caras en el Juzgado de Letras del Trabajo de Antofagasta, en la audiencia preparatoria de juicio oral. El edil no estuvo disponible para atender los requerimientos de este medio para obtener su versión respecto a lo señalado en este reportaje.

El demandado deberá contestar la demanda por escrito, con a lo menos cinco días hábiles de antelación a la fecha de celebración de la audiencia preparatoria.

- Publicidad -

EN PORTADA