Mineros de Escondida al borde de la huelga

ASAMBLEAS  (3)

Votar la huelga fue el sentir y decisión unánime de los trabajadores del Sindicato N° 1 de Minera Escondida, tras concluir las asambleas en que los dirigentes explicaron en detalle la última oferta de la empresa, que no satisface las expectativas de los trabajadores y pretende eliminar o reducir beneficios conquistados tras años de lucha sindical.

De esta forma se iniciaron las votaciones a la huelga  en Villa San Lorenzo (instalaciones de la mina), en Puerto Coloso y en las Inspecciones Provinciales de Antofagasta y de otras 13 ciudades a lo largo del país, donde residen los trabajadores y trabajadoras asociadas al Sindicato, las cuales se extenderán hasta este martes 31 de enero.

Publicidad

“Escondida nos ha empujado a la huelga”

El vocero del Sindicato en este proceso de negociación colectiva reglada, Carlos Allendes, expresó que los administradores de la empresa “con su postura egoísta y ofensiva para la dignidad de los trabajadores y sus familias, han empujado a los más de 2.500 compañeros asociados a ir a la huelga, una paralización que por lo demás se ve que será extensa y que implicará que la empresa deje de producir más 100 mil toneladas de cobre fino“.

Al respecto, el dirigente acotó que los trabajadores se han preparado a conciencia y con una férrea voluntad para enfrentar la inminente paralización, pues han creado un fondo de dinero en común al que echarán manos durante todo el tiempo que dure la paralización, a lo que se suma el espíritu de lucha que caracteriza a los trabajadores mineros chilenos, el que en el caso de Minera Escondida ha quedado de manifiesto en la intensa huelga del año 2006, en la paralización de faenas durante 48 horas en septiembre de 2014 y en la larga huelga de hambre que sostuvieron dirigentes del gremio en abril de 2015, con el propósito de detener el plan de despidos de trabajadores enfermos que la compañía impuso esa vez.

El resultado del proceso de votación a la huelga se conocerá a última hora del martes 31, iniciándose la paralización legal de faenas a las 48 horas siguientes, siempre y cuando la empresa no solicite los buenos oficios, por cuanto en las asambleas los socios expresaron la firme intención de descartar de plano la instancia en que media la Dirección del Trabajo.