La impactante confesión del imputado por femicidio en Antofagasta

Tribunal decretó prisión preventiva del ex esposo de Lorena Carrasco, fijándose un plazo de 150 días para la investigación. El acusado cumplirá la medida cautelar en la cárcel de Arica.

unnamed

El Juzgado de Garantía de Antofagasta decretó este jueves la prisión preventiva de José Rojas Escobar, imputado como autor del delito de femicidio de su ex pareja, Lorena Carrasco Aguilera, en una clínica oftalmológica del centro de la capital regional, hecho que ha ocasionado profunda conmoción en la ciudad.

El magistrado Marcelo Echeverría decretó el ingreso de José Rojas en el Centro de Detención Preventiva de Antofagasta del imputado, por considerar que su libertad constituye un peligro para la seguridad de la sociedad, fijando un plazo de investigación de 150 días.

Publicidad

Asimismo, el tribunal acogió la solicitud de la defensa de trasladarlo al recinto penitenciario de la ciudad de Arica, debido a que se teme por su seguridad. Este traslado se llevará a cabo tras la reconstitución de escena, diligencia que el Ministerio Público fijó para la próxima semana.

La joven era buscada intensamente en la ciudad.
La joven era buscada intensamente en la ciudad.

CONFESIÓN

En la ocasión además la fiscalía dio a conocer mayores detalles de los trágicos hechos que se habrían suscitado el pasado lunes.

De acuerdo al fiscal Juan Castro Bekios, la víctima y su ex pareja acudieron a una mediación por pensión de alimentos y régimen de visitas, en la cual no existió acuerdo. Cuando Lorena ya se retiraba del lugar, el sospechoso la invita a conversar para buscar una solución y llegar a un acuerdo respecto a los términos de la mediación.

Es así como habrían llegado al centro oftalmológico de calle Condell donde trabajaba el acusado, lugar donde se produce una discusión respecto a los tiempos destinados a las visitas de los hijos de la pareja. Lorena intenta salir del lugar y dar por finalizada la discusión, pero su ex pareja la toma del brazo y se produce una pelea, en la cual ambos caen al suelo.

Allí el el acusado la toma del cuello y la asfixia. “No sé que me pasó”, aseguró el imputado, añadiendo que luego notó que Lorena dejó de luchar. Fue entonces que se percató de que estaba muerta.

“Me quedé llorando al lado de ella”, cuenta Rojas, indicando que luego toma el cuerpo sin vida de quien había sido su esposa y madre de sus dos hijos, llevándolo a una especie de bodega que estaba al pasar por un baño.

Tras estos hechos decide llamar un amigo, contándole lo que había hecho. “Me mandé un condoro”, dijo. “Maté a la Lore, le pegué y la ahorqué”. Entonces la conversación se interrumpe porque llegó un médico a la clínica. En ese lapso el amigo del imputado acude a Carabineros a hacer una denuncia y también informa a la famila de la víctima. Horas mas tarde, José Rojas finalmente lleva a los funcionarios hasta el lugar en donde estaba el cuerpo sin vida de Lorena.