La nueva cara del histórico edificio ‘El Curvo’ de Antofagasta

Armando Moock

En etapa de finalización se encuentran las obras ejecutadas por el Servicio de Vivienda y Urbanización, SERVIU, destinados a incorporar un nuevo espacio público en calle Armando Moock, Plaza El Curvito y pavimentación de pasajes interiores, en el sector Gran Vía, de Antofagasta.

El financiamiento de los trabajos alcanzó a $1.419 millones, aportados conjuntamente por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, el Gobierno Regional, a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) y la Municipalidad de Antofagasta. El proyecto se enmarca en el programa de Espacios Públicos del MINVU.

Publicidad

El seremi de la cartera, Mauricio Zamorano, destacó que la intervención fue priorizada sectorialmente ante el alto nivel de deterioro urbano que presentaba el sector. El área del proyecto se ubica a los pies del Edificio Huanchaca, más conocido como Curvo, tradicional área residencial ubicada en el sector sur de Antofagasta. “La obra tuvo como objetivo rehabilitar este espacio público, rescatando sitios sin uso definido, otorgándole una mayor relevancia al Edificio Curvo y a su entorno, mejorando en forma considerable su ordenamiento”, consignó la autoridad, quien destacó la amplia acogida que ha tenido el proyecto entre los vecinos de este emblemático conjunto habitacional.

IMG_3653

El personero precisó que los sectores intervenidos incluyen a la Plaza Curvito, ubicada entre Augusto D’Halmar, Luis Silva Lezaeta y Pedro Prado, lugar donde se reestructuraron las vías de circulación, se habilitaron zonas de juegos infantiles y se instalaron sombreaderos en el borde de los edificios circundantes,  para consolidar locales comerciales. Las obras incluyeron además la pavimentación de los pasajes Pedro Prado, Rosita Renard y Silva Lezaeta.

La autoridad regional subrayó que la ejecución de estas obras, marcan una línea de continuidad al mejoramiento del Edificio Curvo, en el marco del Programa de Mejoramiento de Condominios Sociales, donde el foco no sólo se centró en el mejoramiento del inmueble, sino que también en potenciar la vida de barrio, formalizando a una nueva organización social como lo es el Comité de Administración, que hoy cuenta con un reglamento actualizado, que les permitirá  a los vecinos administrar y mantener los bienes comunes y la inversión a través del tiempo. Previo a ello y como una forma de buscar la integración a la comunidad, se realizaron jornadas participativas con los vecinos tales como actividades comunitarias, arborizaciones y otros, detalló Zamorano.