Tras el difícil año que ha tenido Televisión Nacional de Chile (TVN), la Cámara Alta dio el vamos a la capitalización del canal público, por US$47 millones de dolares.

Van más de 3 años en los que el canal nacional no ha podido repuntarse, lo que derivó a que este solicitara al Congreso Nacional un aporte monetario, dado que este es un canal nacional y los aportes van por parte del Estado.

Junto a este ingreso, el canal obtuvo además US$18 millones de dolares para el proyecto de una segunda señal de transmisión, conocida como “señal cultural”, la cual comenzaría a operar durante el año 2020.

Publicidad

Ante esto Diario Antofagasta, recogió las opiniones de periodistas antofagastinas respecto a esta nueva puesta en marcha que tendrá TVN y la situación en la que se vió envuelto el canal.

Briggith Calderón ex conductora de noticias de red Antofagasta TVN, quién trabajó 6 años en el espacio, comentó que, “Yo soy de los que piensan que capitalizar el canal es un acierto, si pensamos que de lo contrario condenaríamos a quienes vivimos en este país a no encontrar espacios ajenos a los medios de comunicación que corresponden a intereses comerciales.

Lo que sí rechazo son los sueldos groseramente exorbitantes que reciben directores, más aún cuando no tiene mérito en el ámbito de las comunicaciones. Directores responsables de mala gestión, de malas decisiones, que además causaron millonarias pérdidas al canal,añadió.

Respecto al rol de la televisión pública, la periodista señaló que La función de la TV pública es garantizar que tengamos democracia, reconocer minorías, reconocer al país, experimentar y hacer laboratorio cultural y social. A la TV pública le falta aprender de la TV privada de entretenimiento, y a la privada le hace falta aprender de la TV pública en su público más culto. Saquemos la cámara a la calle y que la gente pueda expresarse“.

Por su parte la Presidenta del Colegio de Periodistas de Antofagasta, Carolina Cáceres Ogalde, opinó que, “El Estado condenó a TVN al autofinanciamiento, lo cual ocasionó que, bajo la lógica del rating y sus auspicios, su programación imitara contenidos de tipo comercial y baja cálidad. Es positivo que el Estado se ponga la mano en la billetera para sacar adelante al canal, pero es necesario que sea realmente el canal de todos los chilenos, y que busque diferenciarse de las otras ofertas, avanzando hacia una apuesta educativa y cultural”.

Respecto a los pasos a seguir en la línea editorial del canal público, Cáceres señaló que “Vale la pena ver el caso de la televisión estatal europea, que es financiada directamente por impuestos a la industria y venta tecnológica, entre otras fuentes de carácter estatal. Por último, cuando trabajé en TVN red Antofagasta existían las condiciones para trabajar pero los sueldos no eran muy buenos y no llegaban todos los beneficios que tenían los funcionarios de Santiago, sin embargo, no se presentaba una crisis aunque siempre se decía que las redes locales cerrarían por falta de recursos“.