Con el propósito de detectar velozmente alteraciones en las cubiertas vegetales, talas y también otras acciones, como el mal uso del fuego en zonas agrícolas, la Corporación Nacional Forestal (CONAF) hizo entrega de dos drones, de un total de quince a nivel nacional, para la macrozona norte del país.

Uno de los drones será compartido entre las regiones de Atacama y Antofagasta, y el otro entre Tarapacá y Arica y Parinacota, detallándose que se irán incorporando más aparatos para que luego cada una de las regiones del norte cuente con su propio aparato.

El gerente de fiscalización y evaluación ambiental de CONAF, Rodrigo Henríquez, indicó que con una inversión del orden de 27 millones de pesos, “estamos incorporando tecnología que nos permite detectar en tiempo real alteraciones en las coberturas vegetacionales, especialmente tan importantes de ser protegidas como son las formaciones de xerofíticas, arbustivas y suculentas de la zona norte del país, como también de formaciones boscosas que se ubican en zonas de muy difícil acceso”.

Publicidad

En este mismo sentido, Henríquez explicó que “los drones complementan también la otra herramienta que estamos integrando y que es la incorporación de las imágenes satelitales para detectar cambios en las formaciones vegetacionales. Nuestra idea es seguir mejorando el objetivo central de nuestra labor en este ámbito y que es preservar y conservar el patrimonio cultural y natural de nuestro país”.