Recordando las violaciones a los Derechos Humanos que cometió la dictadura y un fuerte reconocimiento al pueblo mapuche, se realizó la esperada misa en el aeródromo Maquehue, región de La Araucanía, denominada por el progreso de los pueblos.

Durante la homilía, Francisco saludó en mapudungun e inició su discurso agradeciendo poder estar “esta linda parte de nuestro continente, La Araucanía”, citando a Gabriela Mistral.

“Esta tierra, si la miramos con ojos de turistas, nos dejará extasiados, pero luego seguiremos nuestro rumbo sin más; pero si nos acercamos a su suelo, lo escucharemos cantar: Arauco tiene una pena que no la puedo callar, son injusticias de siglos que todos ven aplicar”, dijo Francisco en su discurso, citando a la cantautora Violeta Parra.

Publicidad

“Lo hacemos en este aeródromo de Maquehue, en el cual tuvieron lugar graves violaciones de derechos humanos. Esta celebración la ofrecemos por todos los que sufrieron y murieron, y por los que cada día llevan sobre sus espaldas el peso de tantas injusticias”, sostuvo.

A continuación te dejamos el tema de Violeta Parra que citó el Papa Francisco y su letra, que invita a una profunda reflexión sobre el actuar del Estado chileno con sus pueblos originarios.

Arauco tiene una pena
que no la puedo callar,
son injusticias de siglos
que todos ven aplicar,
nadie le ha puesto remedio
pudiéndolo remediar.
Levántate, Huenchullán.

Un día llega de lejos
Huescufe conquistador,
buscando montañas de oro,
que el indio nunca buscó,
al indio le basta el oro
que le relumbra del sol.
Levántate, Curimón.

Entonces corre la sangre,
no sabe el indio qué hacer,
le van a quitar su tierra,
la tiene que defender,
el indio se cae muerto,
y el afuerino de pie.
Levántate, Manquilef.

Adónde se fue Lautaro
perdido en el cielo azul,
y el alma de Galvarino
se la llevó el viento Sur,
por eso pasan llorando
los cueros de su cultrún.
Levántate, pues, Calful.

Del año mil cuatrocientos
que el indio afligido está,
a la sombra de su ruca
lo pueden ver lloriquear,
totoral de cinco siglos
nunca se habrá de secar.
Levántate, Callupán.

Arauco tiene una pena
más negra que su chamal,
ya no son los españoles
los que los hacen llorar,
hoy son los propios chilenos
los que les quitan su pan.
Levántate, Pailahuán.

Ya rugen las votaciones,
se escuchan por no dejar,
pero el quejido del indio
¿por qué no se escuchará?
Aunque resuene en la tumba
la voz de Caupolicán.
Levántate, Huenchullán.