Oportuna acción de bomberos evitó tragedia en sector centro alto de Antofagasta

INCENDIO COVADONGA

Eran pasadas las dos de la madrugada del miércoles (24 de enero) cuando seis compañías de Bomberos debieron acudir a una emergencia. En primera instancia se trataba de principio de incendio, sin embargo cuando llegaron los primeros carros pudieron determinar que la fuerza del fuego, generaba un inminente riesgo de propagación, por lo que se declaró la primera alarma de incendio.

Pese al trabajo de las seis compañías que acudieron al siniestro que se produjo en las calles Covadonga con avda., Padre Alberto Hurtado (ex Circunvalación), dos viviendas resultaron con daños totales producto del fuego. A cargo de la emergencia estuvo Christian González Weber, Comandante del Cuerpo de Bomberos de Antofagasta, quien señaló que, “el abastecimiento de agua fue bastante bueno, tuvimos dos grifos que ayudaron a poder controlar la propagación del fuego que amenazaba a cinco o seis casas más, todas de material ligero y colindantes con las viviendas que estaba siendo afectadas por el fuego”.

Publicidad

Un incendio que logró ser controlado a tiempo, pese a las dificultades que debió enfrentar Bomberos. Una vez más, la cantidad de vehículos mal estacionados en las calles y pasajes, impidió que los carros pudiesen circular de forma normal y rápida hacia la emergencia, situación más recurrente de lo que se quisiera y que en esta oportunidad se sumó a la dificultad que tuvieron las unidades para transitar debido a la gran cantidad de cables de la postación, que en el sector más alto de la ciudad se encontraban a muy baja altura y que generaban el riesgo de que un carro los cortara o quedara enganchado en ellos.

Al respecto González Weber, añadió que, “un aspecto importante que lamentablemente hay que mencionar es la dificultad que tuvieron los carros bomba para poder acceder al lugar del incendio, esto teniendo en cuenta la gran cantidad de cables que habían a baja altura y que no permitían que nuestras maquinas, que son altas, pudieran transitar de forma expedita. Lo otro es que por calle Sucre, fue prácticamente imposible subir ya que por ambos costados de la calle había vehículos mal estacionados. Afortunadamente calle Covadonga es más amplia y por ahí pudieron acceder los carros. Tenemos que tener en cuenta que este tipo de situaciones retrasa el trabajo de Bomberos. Nuestros carros además transportan material en los techos y los cables bajos ponen en riesgo a los voluntarios que tiene que subir justamente a las techumbres de las maquinas”.

Luego de sortear estos dos inconvenientes, finalmente Bomberos pudo trabajar en el siniestro pese a que algunas máquinas debieron quedar estacionadas varias cuadras más abajo debido a lo estrecho de los pasajes. Afortunadamente la existencia de grifos ayudo a que el abastecimiento de agua fuera el suficiente para evitar que ésta emergencia pasara a mayores.

Las causas del origen del fuego están siendo investigadas por el Departamento de Investigación de Incendios de la institución. Hasta ahora aún no hay indicios claros del comienzo del incendio y no se descarta ninguna hipótesis.