La millonaria doble pensión que pagan las Fuerzas Armadas a ex obispo de Antofagasta

El ex obispo de Antofagasta, Pablo Lizama, deberá entregar su testimonio ante la Contraloría General de la República, en el marco de la investigación por fraude al fisco en Carabineros.

El organismo emitió un informe de auditoría, el que daba cuenta de pagos improcedentes por  $ 196 millones de pesos, considerando más de 300 personas reciben dobles pensiones. De dicho total, se tomó una muestra de 10 beneficiarios y se determinó que estos obtienen jubilación de la Dirección de Previsión de Carabineros (Dipreca) y de la Caja de Previsión de la Defensa, informó el diario La Tercera.

De acuerdo a lo señalado en un párrafo del informe de Contraloría, el cual se derivó al fiscal Eugenio Campos, “conforme a la información contenida en Siaper (Sistema de Información y Control de Personal de la Administración del Estado), se advirtió que 10 personas eran beneficiarias de pensiones tanto de Dipreca como de Capredena, por haber ejercido funciones en Carabineros de Chile y en otra institución de las Fuerzas Armadas”.

Publicidad

Entre las personas que se identificaron en este listado figura Pablo Lizama Riquelme, ex obispo castrense (entre 1994 y 2004) y exobispo de Antofagasta (entre 2004 y 2016).

Según los antecedentes que Contraloría anexó al informe de auditoría, el arzobispo emérito de Antofagasta obtiene una pensión como coronel de Carabineros por $ 1,9 millones, y como general de brigada del Ejército por $ 2,2 millones. Además recibe una jubilación como profesor en Carabineros por $ 486 mil. En total, percibe $ 4,9 millones mensuales.

El caso ha generado profunda molestia en la opinión pública del país, considerando las bajas pensiones que paga el sistema previsional AFP al cual están obligados a cotizar los trabajadores del país, el cual rechaza además mayoitariamente las solicitudes de pensiones de invalidez de trabajadores con graves enfermedades, mientras que quienes aún reciben pensiones de sistemas de reparto, como es el caso las Fuerzas Armadas, perciben pensiones comparativamente mucho más altas e incluso en algunos casos pensiones de invalidez improcedentes.