Gracias a la metodología Stop, Sistema Táctico de Operación Policial, las autoridades policiales mandatadas por el intendente Marco Antonio Díaz realizaron un operativo con distintas entidades fiscalizadoras. En oportunidades anteriores, el barrio rojo fue el foco de investigación, en esta ocasión los salones de entretención, fueron los lugares donde fueron realizadas las fiscalizaciones.

Además de la máxima autoridad regional y ambas policías, estuvo presente la Superintendencia de Electricidad y Combustibles, Servicios de Impuestos Internos, dirección del trabajo, Seremi de Salud y la Subsecretaria de Prevención del Delito.

El resultado de esta labor nocturna fue de 80 controles de identidad, uno de ellos con orden de aprehensión pendiente. Irregularidades en cuanto a las cocinerías y hospedaje clandestino, infracción a la ley de alcohol y ley de tabaco, lo que concluyó en un operativo tranquilo y beneficioso.

Publicidad

El balance fue positivo para el intendente Marco Antonio Díaz, “según lo acordado en la segunda sesión de STOP, realizamos un operativo extraordinario en el centro revisando distintos organismos para verificar la posibilidad de distintas infracciones a leyes o a reglamentos u ordenanzas municipales. La idea es mantener los controles quincenales y las evaluaciones mensuales”.

Una gran preocupación demostró la máxima autoridad regional en el caso del hospedaje clandestino, debido a la situación de la electricidad  que podría convertirse en un futuro factor que produzca un incendio, “hemos sido testigos de cómo en el último tiempo han ocurrido una gran cantidad de incendios en residenciales clandestinas y hoy hemos detectado dos grandes situaciones, una de ellas poseía más de 24 habitaciones, situaciones como estas nos llaman a seguir trabajando cerca de la gente y en pro a su seguridad” declara.