La otra “avenida de la muerte”: Vecinos de Antofagasta exigen semáforos y reductores de velocidad en Antonio Rendic

Residentes acusan que los vehículos circulan por la Avenida Rendic a más de 80 o 100 kilómetros por hora, situación que empeora durante la noche. Es allí donde circulaba la camioneta que acabó con la vida de Daniela Ahumada, la joven estudiante del Liceo Domingo Herrera que perdió la vida luego de ser atropellada mientras se dirigía a clases.

Captura de pantalla 2018-08-29 a la(s) 17.15.54
El tramo de Avenida Rendic que va desde Montevideo a Manuel Antonio Matta posee una larga recta en la cual transitan vehículos a alta velocidad durante todo el día y se realizan carreras clandestinas durante la noche.

Preocupados se encuentran los vecinos del sector de la Avenida Antonio Rendic de Antofagasta, por los constantes accidentes, atropellos y muertes que se producen en la transitada arteria de la capital regional, debido a la irresponsabilidad de los conductores, altas velocidades, carreras, además de la falta de fiscalización y medidas que los prevengan.

Durante este miércoles una estudiante de 14 años murió atropellada por una camioneta, cuyo conductor además se dio a la fuga, siendo capturado cuadras más adelante por Carabineros gracias a la acción del conductor de un colectivo, que lo persiguió y evitó la huída.

Un accidente que dista de ser el único. Diferentes memoriales y “animitas” se levantan a lo largo de la avenida que recorre el sector centro y centro norte de la ciudad, recordando a las diferentes personas que allí han perdido la vida. También son comunes las muertes de mascotas a lo largo de la Avenida Rendic. Todos estos casos, de acuerdo a los vecinos, tienen un denominador común: La alta velocidad con la que transitan los conductores y la realización de carreras, especialmente durante la noche.

Publicidad

De día y de noche se escuchan los motores de los autos pasando a toda velocidad, como si esto fuera una pista de carreras“, cuenta Carlos Díaz, adulto mayor que vive en la Avenida Rendic en el tramo de Montevideo con Matta y que ha visto decenas de accidentes y atropellos cerca de su casa, sin que hasta ahora se instalen reductores de velocidad -lomos de toro- que impidan a los conductores circular a velocidades altas.

Están esperando que mueran más personas para ponerse las pilas. A la vuelta gastaron millones para sacarse fotos en una ciclovía que casi nadie ocupa pero no invierten nada en señalética y tomar medidas para que los choferillos dejen de pasar a 80 o 100 kilómetros por hora al lado de nuestras casas, nuestros hijos. Hace algunos días un tipo dejó reventado a mi gatito, ni siquiera intentó parar. Mañana puede ser un niño“, cuenta por su parte Sara Mac-Adoo, otra vecina del sector.

Captura de pantalla 2018-08-29 a la(s) 16.08.17LA RECTA DE LAS CARRERAS

De acuerdo al testimonio de los vecinos, estos hechos se registran principalmente en el tramo de Avenida Salvador Allende y Montevideo, así como también en el tramo entre Montevideo y Manuel Antonio Matta. En todo este trayecto, Avenida Rendic corre de manera paralela a la vía férrea, por lo cual no hay cruces con otras calles, dando origen a una larga recta en la cual los vehículos circulan a alta velocidad, especialmente en la pista que va de norte a sur.

Precisamente en esa dirección circulaba la camioneta que le arrancó la vida y su futuro a Daniela Ahumada, la joven estudiante del Liceo B-13 que murió mientras se dirigía a clases, producto del actuar criminal de un conductor que además no le prestó ayuda.

El atropello se produjo en un paso peatonal demarcado ubicado en Avenida Rendic con Calle Paraguay, sector especialmente conflictivo por cuanto la pista de Avenida Rendic que va de sur a norte tiene una señal Ceda el Paso, para que los vehículos que van por la misma Avenida Rendic pero de norte a sur y que desean virar por Calle Paraguay puedan pasar directamente.

Alumnos y profesores del Liceo Domingo Herrera realizaron un minuto de silencio por Daniela Ahumada, quien murió atropellada en Avenida Rendic.
Alumnos y profesores del Liceo Domingo Herrera realizaron un minuto de silencio por Daniela Ahumada, quien murió atropellada en Avenida Rendic.

Una señal que de acuerdo a testimonios de vecinos no siempre es respetada produciéndose colisiones, a la vez que los vehículos que no van a virar por Paraguay continúan por Avenida Rendic, pasan a alta velocidad por el “paso de cebra“. Esa fue la situación de riesgo fatal con la que se encontró Daniela y todos los escolares que se dirigen a los establecimientos educacionales ubicados en los alrededores, por lo que crecen los llamados exigiendo un semáforo de tres o cuatro tiempos que regule los virajes y entregue seguridad a quienes cruzan la avenida.

Muertes, carreras y atropellos, historias que se siguen repitiendo y que tienen aterrados a los vecinos de Avenida Rendic, arteria que tras la Avenida Salvador Allende y de no mediar la acción de la autoridad se está transformando en otra “avenida de la muerte” de Antofagasta, por lo que el llamado que hacen los residentes en la zona es claro: Semáforos en Avenida Rendic con Paraguay, además de reductores de velocidad a lo largo de Avenida Rendic con especial énfasis en el tramo Salvador Allende – Manuel Antonio Matta.