A 30 años del Plebiscito nacional del 1988, toma nuevamente relevancia la fecha histórica que puso un antes y un después a la historia chilena, marcando el inicio del fin de la dictadura de Augusto Pinochet a través de la victoria del “NO”, un miércoles 5 de octubre de 1988.

Más de 7 millones de chilenos fueron a las urnas para decidir el destino del gobierno de Chile a través del Plebiscito que decidiría si es que continuaría el régimen militar a través de la victoria del “SI”, o si es que se le pondría fin a la misma, mediante el triunfo del “NO”.

Las opciones eran dos: el SI o el NO

Los comandantes en jefe de Fuerzas Armadas y general director de Carabineros debían proponer un candidato que asumiera como presidente de la República de Chile, dicha proposición recayó en Augusto Pinochet, el actual mandatario de aquel entonces que buscaba perpetuar su cargo por ocho años más.

Publicidad
Campaña del SI,recuperado por Memoria Chilena.
Campaña del SI,recuperado por Memoria Chilena.

Si ganaba el “SI”. se aprobaba el candidato propuesto, y asumiría el cargo el 11 de marzo de 1989 hasta el 11 de marzo de 1997.

Por otro lado, si ganaba el “NO”, no se aprobaba el candidato propuesto, el periodo presidencial de Augusto Pinochet se prorrogaría por un año más, hasta el 11 de marzo de 1990, al igual que las funciones de la Junta de Gobierno. 90 días antes se debía convocar a elección de presidente de la República y de parlamentarios, que resultaría con la victoria de Patricio Aylwin y de esta forma se daría paso al inicio de la transición a la democracia.

Camapaña por el NO, recuperado por Memoria Chilena
Camapaña por el NO, recuperado por Memoria Chilena

El resultado fue 44.01% para el SI y un 55.99% para el NO.

El día del Plebiscito

Esteban Velásquez, diputado de Antofagasta y sufragante del Plebiscito del 1988.

“El 5 de Octubre se cumplirán 30 años de este triunfo. Tenía 25 años y coloqué todo lo que pude para ayudar a terminar con una cruel dictadura.
Vivía en Arica, allí estudié, me casé, trabajé. Participé en cada manifestación, capacité a mucha gente valiente que decidió ser apoderado de mesa, allá en la “Población Chile”, en Villa Magisterio en muchas casas que a escondidas nos prestaban. Como olvidar que todos los días salíamos al Centro a enseñar a votar con la intención de que la gente perdiera el temor. Nos movían ideales, allí no habían cargos políticos, pagos ni productoras, era la fuerza del ser humano honesto. 

Campaña por el NO, recuperado por Memoria Chilena
Campaña por el NO, recuperado por Memoria Chilena

Teníamos que trabajar, ir a la pega igual para sobrevivir, pero todos los días hacíamos campaña por el No… Deseaba que mis Hijos nacieran en un país libre, con más oportunidades, en donde ellos pudieran manifestarse sin temor a perder la vida, por supuesto no esperaba tanta tontera política ocurrida hoy, pero ese es otro análisis.
Rindo un homenaje a cada ciudadano valiente, anónimo que entregó su aporte en esta Gran Gesta y así la Alegría llegaba porque se acababa el miedo, el terror, la persecución. A mi hermano Hernán, él luchando en Santiago y a los que ya no están…
Este bendito suelo chileno merecía que nos respetáramos. Le dijimos al Dictador , ya NO más.” Declaró Esteban Velásquez, Votante del Plebiscito del 1998.

La otra mirada

Según el coronel retirado Christian Slater Escanilla, aquel 05 de octubre de 1988, a las 22.00 hrs. de la noche, en la Escuela Militar, había miles de soldados al mando del General de División Jorge Ballerino Sandford, unos durmiendo y otros, en su mayoría, viendo una película en el cine de esa Escuela.

“Se habían reunido en ese recinto militar con una solo intención: emplearse ante cualquier acto hostil que intentara impedir o enturbiar el normal desarrollo del Plebiscito. En los patios, las armas en pabellones y los vehículos de combate encolumnados listos para regresar al otro día a sus cuarteles. Como ayudante –en esa época– del General Ballerino, solo les puedo decir que antes de pasar al reposo, él me manifestó: “se vienen tiempos muy difíciles Cristián” Declaró el coronel retirado, refiriéndose a que ese día el plebiscito se habría desarrollado con completa normalidad.Dictadura-chilena

Por otro lado, el sentir de la ciudadanía era evidentemente diferente. El corte de luz del día anterior, los rumores de un autogolpe y la lucha por los escrutinios (mesa a mesa). El temor por morir a causa de un voto era real; el miedo era algo que ni siquiera Pinochet lo hubiese podido negar.

El triunfo del NO

Ricardo Díaz, Core de Antofagasta y sufragante del plebiscito del 1988.

“Yo cumplí los 18 años el año 1988. En ese tiempo uno elegía si inscribirse o no en el registro electoral. Para mi era importante inscribirme, significaba manifestar mi rechazo a la dictadura y comprometerme con los cambios. El real acto revolucionario era ir a votar venciendo el miedo y decir que No. La noche anterior al plebiscito no dormí, porque al día siguiente había que ir a votar, la emoción aún la recuerdo porque sabía que algo grande iba a pasar y yo era parte de eso. El 5 muchos fuimos temprano a votar. Por años se nos había negado la oportunidad de decidir. Había temor, pero también mucha esperanza. Por eso mismo la espera de resultados fue eterna. Hablamos de años en los que tú sabías que los medios te mentían y ocultaban las cosas. Recuerdo la tensión en la noche. No habían más recuentos oficiales. Se cortó la energía eléctrica y con viejas radios a pila escuchábamos la “cooperativa” para saber algo. Mucho miedo. Se hablaba de un nuevo golpe. Hasta que No3Mathei declara y reconoce la derrota”

Hace 30 años, en un miércoles 5 de octubre del 1988,  se puso día y fecha para el fin de la dictadura militar en Chile y se comenzó a gestar el inicio del retorno a la democracia.

“Yo ese año estaba en primer año en la universidad. Vivía en Santiago y fui uno de los miles de chilenos que bailó feliz cuando se reabrieron “las grandes alamedas”. Ese día sigue estando en mi memoria como un día magnífico en el que respiramos libertad mientras celebrábamos, quien lo diría con un simple y poderoso NO” concluyó, Ricardo díaz, votante del plebiscito de 1988.

la-alegria-ya-viene