Son 15 mil adultos mayores inscritos en los ocho centros de salud familiar que son dependientes de la Corporación Municipal de Desarrollo Social (CMDS). Un 49,2% de ellos son autovalentes, mientras que el 28,2% es dependiente y un 9,1% presenta un riesgo de dependencia. Es por esto que el Examen de Funcionalidad para el Adulto Mayor (EFAM) busca suplir la necesidad de controlar en forma permanente la salud de las personas mayores, factor que incide directamente en su calidad de vida.

La enfermera a cargo del Programa Adulto Mayor del Centro de Salud Familiar Corvallis, Militza Arraya, afirmó que “este examen permite definir las acciones que se implementarán para velar por la máxima funcionalidad del adulto mayor. Ahora bien, en el caso que algún paciente presente factores de riesgo asociados tanto médicos como psicosociales, la persona será evaluada seis meses después de aplicada la evaluación para verificar el proceso evolutivo de su condición y si el usuario se encuentra descompensado en sus enfermedades crónicas, se realiza una intervención multidisciplinaria.”

Si se identifican riesgos severos de caídas, Arraya comentó que se gestionan las ayudas técnicas necesarias como bastones, sillas de ruedas, andadores, entre otros, además de la atención kinesiológica integral, todas ayudas gratuitas que se encuentran dentro de las Garantías Explícitas en Salud.

Publicidad

Además, este examen puede ser tomado en el domicilio del paciente, lo que permite que el equipo psicosocial se traslade a terreno y conozca las condiciones de habitabilidad del adulto mayor, además de tener una mayor vinculación con las personas con quienes reside el usuario.