Ex pareja tenía orden de alejamiento: La medida cautelar que no sirvió para salvar la vida de joven víctima de femicidio en Calama

Facebook

Madre dedicada a su pequeño hijo y también a sus estudios, que se encontraba próximos a finalizar. Así transcurría la vida de Gabriela Contreras Uribe, la joven de 28 años que fue asesinada este martes en pleno centro de la ciudad de Calama, en lo que vendría a configurarse como el femicidio número 24 en lo que va del año.

El crimen ha causado profundo impacto en la comunidad loína, donde se recuerda a la ex alumna del Colegio Adventista como una joven tranquila, inteligente y con mucho compromiso social, así como también con muchos proyectos que se vieron frustrados la madrugada del martes, luego que fuera acuchillada.

Todas las sospechas apuntan a su ex pareja y padre de su pequeño hijo, Mario Andrés Chaparro Llaves, de 34 años, quien fue detenido por personal del OS9 de Carabineros en el kilómetro 106 de la ruta 25, que une la ciudad de Calama con Antofagasta, mientras se trasladaba como pasajero en un bus interprovincial.

Publicidad

El sujeto tenía dos causas vigentes relacionadas con Gabriela. Una en el Juzgado de Garantía y otra en el Juzgado de Familia de Calama.

Respecto a la primera de ellas, Chaparro fue denunciado por amenazas en contra de la joven. Un proceso para el cual se decretó la suspensión condicional del procedimiento en noviembre del 2018, junto con una prohibición para que se acercara al domicilio de Gabriela y a cualquier lugar en donde ella se encontrara, en un rango de 200 metros.

Mario Chaparro tenía prohibición de acercarse a Gabriela. (Fotografía: Instagram)

Esta prohibición tendría una duración de un año, por lo cual Chaparro no debía acercarse a la joven, al menos hasta noviembre del presente año, cuando se revisaran nuevamente las medidas cautelares.

Tras la detención de este sujeto, en Calama se convocó espontáneamente a una velatón en memoria de Gabriela Uribe y también las múltiples mujeres que se han visto afectadas por la violencia, el machismo. La principal exigencia, es que exista mayor seguridad y resguardo para las mujeres que se ven acosadas, maltratadas y amenazadas, dado que en esta oportunidad, una vez más, la denuncia no fue suficiente para evitar el trágico desenlace.