Adultos mayores registran el mayor índice de suicidios en Chile

Un estudio del Ministerio de Salud y el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), reveló que los mayores de 80 años pertenecen al segmento que más decide quitarse la vida en Chile, con una tasa de 13,6 suicidios por cada 100.000 personas; una de la más altas del continente, en comparación a otros países como Brasil, por ejemplo, que registra un 9,6 de suicidios cada 100 mil personas.

Miguel Ramos, psicólogo e investigador principal el Centro de Gerontología Aplicada Santo Tomás Antofagasta, manifestó que el suicidio de personas mayores afecta principalmente a hombres que viven en sectores rurales donde prevalece el bajo nivel de estudio, y a través de métodos violentos como ahorcamiento.

La pérdida del rol, ocupación laboral, estatus económico, y seres queridos, podrían ser los principales factores que desencadenan en el suicidio, además del sentido de paternalismo implícito en la sociedad “ya que según la Encuesta Nacional de Inclusión y Exclusión de Personas Mayores, mostró que cerca de un 65% de las personas mayores cree que no pueden hacerse cargo por sí solos de ellos mismos y que necesitan del resguardo de alguien más, por lo que el sentimiento de abandono sería otro detonante.”, manifestó Miguel Ramos.

Publicidad

Depresión

Sin duda el principal factor de riesgo de suicidio en personas mayores es padecer depresión, un sentimiento no fácil de detectar debido a que “generalmente no expresan sus sentimientos y prefieren vivirlo en silencio.” agregó el psicólogo.

“Sin embargo el problema pasa por algo mayor, ya que según estudios internacionales cerca del 70% de las personas mayores que decide acabar con su vida, tuvo contacto permanente con profesionales de atención primaria, lo que refleja que el desempeño de los profesionales no está siendo lo suficientemente hábil para determinar si la persona padece o no algún tipo de depresión.”, concluyó.

Cabe destacar que, según estimaciones de Naciones Unidas, en un lapso de 35 años la población mayor de 60 años en la región pasará del actual 11% al 25%, casi la mitad de tiempo de lo que tardó Europa en recorrer el mismo camino, por lo que se hace imperante la necesidad de mejorar prontamente la calidad de vida de los adultos mayores del país.