Ensamblan en Antofagasta robot que explorará la superficie de Marte

Científicos de la Carnegie Mellon University y varios otros institutos de investigación, incluida la Universidad Católica del Norte, trabajan en la puesta a punto de “Zoe”, el “rover” que realizará pruebas en el desierto de Atacama como análogo del planeta rojo.

Trabajar en la búsqueda de vida en la superficie y en el subsuelo de terrenos análogos al planeta Marte, es uno de los objetivos primarios del Robot “Zoe” (“Vida” en griego), herramienta de alta tecnología que llegó a Antofagasta desde los Estados Unidos para realizar pruebas en el desierto de Atacama.

Luego de un largo viaje, la unidad está siendo ensamblada en el Laboratorio de Robótica de la Universidad Católica del Norte (UCN), institución que, junto a la NASA, SETI CSC, JPL (Jet Propulsion Laboratory) y Carnegie Mellon University, entre otras entidades internacionales, participan en la iniciativa.

En tierras chilenas, el “rover” será trasladado el sábado 15 de junio  al sector de la Mina Guanaco, ubicada a unos 45 kilómetros al oeste de la Carretera Panamericana, a 260 kilómetros al sur de la capital regional. En el lugar, permanecerá por un periodo de 15 días, donde realizará múltiples experimentos y pruebas de instrumental y equipos, los que serán dirigidos en forma remota desde Estados Unidos.

Publicidad

El geólogo de la UCN, Dr. Guillermo Chong Díaz, resalta que entre sus características la nueva versión de Zoe incorpora un equipo de sondaje que puede perforar hasta un metro y medio de profundidad. Esta capacidad resulta de gran ayuda en tareas de investigación y para la búsqueda de vida. “La llegada de este robot es la continuidad de una serie de proyectos que comenzó en 1997 y que consideró otras prototipos como Nomad, Hyperion y la primera versión de Zoe, los que también fueron probados en la región”.

Según explica el científico, la elección de esta zona de Chile para materializar estas experiencias, se debe a las similitudes que presentaría este territorio con la superficie marciana, con una alta radiación ultravioleta y clima de extrema aridez, entre otras características.

ENSAMBLAJE

Para dejar operativa la unidad, un equipo de 10 científicos de Estados Unidos, Israel, China, Sudáfrica, Nueva Zelandia y Chile, liderados por el Dr. David Wettergreen, del Instituto de Robótica de Carnegie Mellon University, trabajan en la Universidad Católica del Norte para ensamblar los numerosos componentes que forman la estructura, que incluye equipos de alta tecnología, paneles solares para la obtención de energía y ruedas tractoras que permiten su desplazamiento por terrenos agrestes.

El académico del Departamento de Ingeniería de Sistemas y Computación de la UCN, Dr. José Gallardo Arancibia, explica que el trabajo considera la realización de pruebas de autonomía y de equipos de sensores y de percepción en el desierto. “Junto al académico Ricardo Pérez Sánchez, participamos como observadores, ganando experiencia  en lo relacionado con la parte de robótica”. El proyecto de investigación incluye una parte de difusión hacia la comunidad y los colegios, que considera la invitación a escolares de establecimientos educacionales de Antofagasta para que puedan apreciar la unidad, que será exhibida en la Casa Central de la UCN.

VIDA EN ATACAMA

Los principales objetivos de la investigación que desarrollará Zoe están enmarcados en el proyecto “Vida en Atacama”, e incluyen  detectar condiciones límites ambientales de microorganismos del subsuelo y determinar las condiciones físicas de los hábitats identificados, entre otros.

El Dr. Chong resalta que el trabajo colaborativo continúa desde 1997. En este contexto, el Centro de Biotecnología de esa casa de estudios, bajo la dirección de la Dra. Cecilia Demergasso, tiene una activa participación. Una parte importante de los análisis microbiológicos se harán en ese centro, lo que aportará conocimiento directo al conocimiento de nuestra microbiodiversidad. El centro también está postulando a proyectos de investigación que le permitan una colaboración más activa en estos temas que son “la ciencia del futuro”.

Durante su permanencia en el desierto chileno, el equipo de Zoe tendrá su base de operaciones en las instalaciones de la Mina Guanaco, donde contarán con el valioso apoyo logístico de esa empresa.