El último montaje del gobierno de Piñera en Calama

En el marco de los paros comunales que realizó la ciudad contra el centralismo, el gobierno del ex mandatario se querelló contra el concejal Darío Quiroga (PC), acusándolo de intentar descarrilar el tren y sindicándolo como el “ideólogo” de las protestas en la región. Una teoría que es calificada como un intento de criminalizar la protesta social.

QUIROGA
El Concejal Darío Quiroga

Mientras el denominado “Caso Bombas” y las acusaciones en contra de comuneros mapuches por atentados incendiarios se derrumban en los tribunales, determinándose que los acusados eran inocentes y que todo obedecía a una estrategia del anterior gobierno para criminalizar a sus opositores, en Calama todavía se mantiene vigente una causa levantada por la administración Piñera con el fin de criminalizar las movilizaciones ciudadanas.

Se trata de la querella presentada por la Gobernación Provincial El Loa, dirigida en ese entonces por el UDI y reconocido pinochetista Luis Garrido, en contra del concejal del Partido Comunista, Darío Quiroga a quien se le acusa de intentar descarrillar el tren de la empresa ferroviaria perteneciente al grupo Luksic, FCAB, en el marco de las movilizaciones y paros comunales realizados en la ciudad, exigiendo recursos del cobre para la comuna.

El juicio donde el Fiscal Marcelo Peña intentarán demostrar las acusaciones, se realizará el próximo lunes 14 de abril a las 10:30 horas, instancia donde Quiroga es representado por el abogado y concejal de Antofagasta, Jaime Araya Guerrero, quien señaló que la fiscalía junto  a las autoridades del anterior gobierno, están buscando resquicios legales, como es la Ley de Ferrocarriles que data de la década del 30, para criminalizar la protesta social.

Publicidad

“Este juicio es incomprensible desde un punto de vista jurídico, puesto que se saca de contexto lo que es una legítima y pacífica movilización de la ciudadanía, para intentar acusar a mi defendido con una Ley que no tiene pertinencia”, señaló el abogado Araya.

MOTIVACIONES POLÍTICAS

Respecto a las motivaciones políticas que podrían subyacer en esta situación, Jaime Araya precisó: “Durante los últimos meses, el ex intendente Waldo Mora, no perdió ocasión para señalar que Darío era el principal instigador de todos los movimientos ciudadanos en la región; aquí estamos en presencia de un intento de acallar su voz como líder ciudadano y adicionalmente tratar de apagar la legítima demanda de Calama”.

Hay que recordar que en la ocasión de los hechos, el domingo 26 de agosto del 2012 a plena luz del día, varios centenares de personas se ubicaron en diversos puntos de la línea férrea y a rostro descubierto irrumpieron sentándose en la línea férrea como señal de protesta, y donde algunas personas colocaron piedras de diversos tamaños como forma de llamar la atención del gobierno del ex presidente Piñera, respecto a la necesidad de que parte de la ganancias del cobre queden en las zonas productoras.

En dicha ocasión 11 personas fueron detenidas, en diversos puntos de la línea férrea. A diez de ellos se les acusó de desórdenes simples, pero en el caso del Concejal Quiroga, tanto la Fiscalía como la Gobernación encabezada en ese entonces por Luis Garrido, solicitaron ampliar las investigaciones, para finalmente acusar al Concejal de intentar descarrilar el tren, y para ello se pide una pena de 300 días de presidio.

Otro tema llamativo en este caso, es que a la audiencia del 7 de febrero pasado, el abogado de la Gobernación Provincial, Jaime Siares, no compareció, quedando automáticamente fuera del caso como parte querellante.

INOCENCIA

El Concejal Darío Quiroga manifestó su tranquilidad por el resultado del juicio, aun cuando señaló que espera no solo que se pruebe su total inocencia, sino entregar una señal nítida y clara a la Fiscalía, respecto a impedir que en el futuro se pueda criminalizar la protesta social, “Para nadie con 2 dedos de frente, puede pensar que un grupo de ciudadanos un domingo a las 3 de la tarde a rostro descubierto y que se sientan en la línea férrea de manera pacífica, que luego son detenidos sin siquiera oponerse, puedan querer descarrilar el tren. Al parecer el ex gobernador Garrido, el ex Intendente Mora Longa y el Fiscal Peña, tienen una frente muy pequeña”.

El próximo lunes 14 de abril, se iniciará el juicio con la comparecencia de los testigos, entre los que destacan el alcalde Esteban Velásquez, la concejala Norma Araya y el líder sindical Jedry Velis.