Violencia juvenil y Carabineros

Fotografía: El Ciudadano

Tema recurrente ha sido la violencia que ha suscitado el encuentro entre estudiantes y Carabineros en todo el país.

Y no menor fue el hecho de tener que suspender el uso de lacrimógenas por casi sacarle el ojo a una universitaria con una lata del cuestionado gas estrellada en su rostro.

Posteriormente fue la golpiza propinada a un oficial de la policía lo que copó los noticiarios, ignorando, sin embargo, una serie de grabaciones en las que podía verse cómo Carabineros apaleó brutalmente también a decenas de estudiantes en manifestaciones ocurridas en todo el país durante el 21 de mayo.

Publicidad

Hoy hablamos de un suceso que de una u otra manera es distinto, y que ha conmocionado significativamente a los antofagastinos, pero que guarda una relación importante: la terrible gresca convenida entre dos señoritas del Liceo Marta Narea Díaz y sus compañeras, que grabaron todo el episodio.

Y es precisamente una patrulla de Carabineros la que fue registrada pasando a un par de metros del lamentable suceso en curso y no hizo absolutamente nada…

Pero cuando se trata de vigilar a los estudiantes mientras hacen uso de su legítimo derecho a expresarse, no escatiman esfuerzos en regular la situación, desplegar sus fuerzas, abordar y perseguir a jóvenes indefensos y hasta golpear y detener selectivamente a los dirigentes estudiantiles.

La problemática del bullying y la violencia escolar, estudiantil y en la vía pública es un fenómeno actual evidente y que requiere tratamiento.

Pero si algo podemos sacar en conclusión es que es precisamente la fuerza de orden público uno de los principales encargados de hacer prevalecer el respeto sobre las relaciones de convivencia social.

Pero eso se logra con presencia real donde es necesario el apoyo y la guía de un carabinero, ayudando a resolver diferencias de forma pacífica y no pegándole a los jóvenes en las calles como se ha hecho reiteradamente hasta ahora.