Un mensaje de Jaime para Pablo, desde el más allá