Ignacio Pozo: “Estoy a plena disposición para seguir trabajando como Alcalde de Antofagasta”

Luego de 107 días como Alcalde suplente siendo el edil más joven de Chile con 25 años, Pozo espera que en los concejales prime el sentido del orden y ser ratificado para finalizar el periodo como Alcalde titular. "El cambio de alcalde es algo terrible, porque traba las cosas", señala, destacando que está a disposición con los valores que afirma caracterizaron su periodo: Humildad, terreno, trabajo en equipo y orden.

Fueron un total de 107 días en los cuales Ignacio Pozo asumió como Alcalde Suplente de Antofagasta, luego de la suspensión de Karen Rojo debido al Caso Main. Con solo 25 años y el apoyo de la mayoría de los concejales, el militante del Partido Radical se convirtió en el alcalde más joven del país y señalado como “el hombre del consenso“; dado que concitó votos del oficialismo y la oposición.

Al momento en que se hizo efectiva la renuncia de Karen Rojo al cargo de Alcaldesa, concluyó también el periodo de Alcalde Suplente, debiendo realizarse una nueva votación entre los concejales para elegir un Alcalde Titular que finalice el periodo. Es así como se dirimirá durante los próximos días si se ratifica a Ignacio Pozo como Alcalde Titular dado los resultados valorados positivamente durante la gestión como suplente, o se inicia desde cero nuevamente otra gestión, siendo el cuarto cambio de alcalde en Antofagasta en pocos meses.

Conversamos con Ignacio Pozo respecto a los meses en que estuvo en el cargo de Alcalde Suplente, de los cuales realiza una positiva evaluación bajo las premisas de la humildad, trabajo en terreno, trabajo en equipo y el orden, declarándose disponible para ser ratificado como Alcalde Titular.

Publicidad

¿Cómo fue su experiencia como alcalde suplente?

Estuve 107 días como alcalde suplente, fue una experiencia totalmente nueva porque de concejal a alcalde, es totalmente distinto, pero cuando uno trabaja con convicción lo principal son los valores y vulgarmente a lo buen chileno, cuando “no se suben los humos a la cabeza”. Con el mismo respeto y humildad puedes lograr grandes cosas, logre el cariño de la gente y de los funcionarios municipales.

¿Cuáles fueron sus principales desafíos?

El único desafío más importante era ganarse la reconciliación, porque la municipalidad estaba muy quebrada en distintos ejes. Era ganarse el respeto desde la persona que hace el aseo en el municipio, los guardias, hasta el último que es el alcalde. Ganándose y valorando el mismo respeto entre todos podemos hacer una municipalidad grande.

Usted asumió en periodo difícil, con la suspensión de la alcaldesa y en medio de una pandemia, ¿Cuál fue la clave para obtener resultados positivos en este escenario?

Tres cosas claves, humildad, terreno y trabajo en equipo y orden, con esas tres cosas pudimos lograr en 100 días de administración. Humildad porque el mundo es redondo un día yo estaba de alcalde y al otro no, uno siempre tiene que no subirse el cargo al hombro o subirse los humos a la cabeza. La humildad siempre es lo primero, el trabajo en terreno y ser recto.

Asimismo, uno tiene que conocer la realidad de las personas, las situaciones no pueden venir a contártelas a la oficina, la gente no quiere a las autoridades en la oficina. Yo andaba metido en las calles, andaba metido recogiendo basura, en las rocas sacando botellas en la playa, yendo a la ultima toma del cerro, eso a mí me encanta. Porque yo creo que tenemos que reconocernos como autoridades que tengan la disposición para trabajar en terreno y estar realmente donde las personas te necesitan.

Además, otro elemento clave fue el ordenamiento de la estructura interna, porque había que ser muy ordenado, riguroso con los presupuestos, con los sueldos, para poder hacer este trabajo. Asumí una municipalidad con un reajuste de 4.000 millones de pesos, me fui dejando la municipalidad con un reajuste de un poco menos de 1.800 millones y eso me pone contento, porque eso demuestra un trabajo coordinado. Este trabajo no es solo, sino que es en equipo, siempre se destaca la figura del alcalde, pero el alcalde no hace nada, este trabajo lo hace el equipo. Uno representa, da ideas, pero el trabajo es entre todos funcionarios municipales, los directores, las jefaturas, todos tenemos la misma facultad y el reconocimiento mío por haber hecho este avance en tan poco tiempo, 100 días concretos de trabajo en terreno a la par con todos los funcionarios.

¿Cree que los concejales deben optar por su ratificación como alcalde este 30 de noviembre?

Yo estoy a plena disposición para seguir trabajando como alcalde titular y feliz aceptaría el desafío para seguir levantando un proyecto, a la ciudadanía le hace mal tantos cambios en tan poco tiempo, a las personas, a la misma orgánica de la municipalidad. El cambio de alcalde es algo terrible, porque traba las cosas. Entonces yo me pongo a disposición de la comuna a seguir trabajando en equipo y seguir fortaleciendo los lazos.

¿Cómo han sido estos días después de dejar el cargo de alcalde suplente?

Estos días en familia han sido muy provechosos, yo soy un amante de los animales y los pájaros, he aprovechado de compartir con mis pájaros, que a veces los dejaba solos, llegaba muy tarde a mi casa para verlos y jugar con ellos, además nos llegaron unos conejos pequeños.

Tengo una abuelita de 90 años que siempre la destaco, he compartiendo con ella y hemos arreglado la casa. Me he dedicado un poco más a la familia, en estos días, lo que me tiene muy contento.

¿Cuáles son los desafíos que tiene al terminar este 2020 y qué proyectos tiene hacia el 2021?

Todavía nos queda un mes para terminar el 2020, yo creo que uno de los desafíos son fortalecer la unidad, la familia, seguir trabajando por la comuna de Antofagasta, en la vereda que esté. De concejal siempre he sido un gran aporte a la educación, como profesor que soy, siempre con el mismo entusiasmo, la misma convicción y el mismo compromiso. Seguiré trabajando por la comuna para mejorar la calidad de vida de las personas.

Para el 2021 los desafíos son trabajar con el mismo ímpetu en los últimos meses de Gobierno como concejal. Seguir con el mismo compromiso con la comuna de Antofagasta y espero que no sea tan malo como este año, malo en el sentido de la pandemia. Espero que sigamos avanzando en progreso, mi sueño es que Antofagasta sea reconocida como una ciudad no de paso, no una ciudad contaminada, sino una ciudad verde, una ciudad hermosa y una ciudad de progreso.

¿Qué mensaje le envía a las personas y funcionarios de la municipalidad?

Yo quiero agradecer más que todo a la gente, a los funcionarios municipales, a mi equipo por todo el cariño que recibo todos los días mensajes de los funcionarios, de distintas personas dándome apoyo, algunos me dicen “te estamos esperando”. Que sea lo que Dios quiera, yo soy un hombre de fe, pero ahí vamos a ir viendo las situaciones que vayan pasando.