Uso de bicicleta: ¿Beneficioso o perjudicial?

El otro día iba en la bici por la costanera de Antofagasta de sur al centro, e incómodamente me tuve que detener, y lo peor, cruzar la calle porque estaban reparando.

Al volver a subirme sentí mis músculos de las piernas y trasero diferentes. Entonces me pregunté cuán incómodo puede ser para un hombre montar una bicicleta, con un sillín duro y avanzar en ella teniendo esos testículos entre sus piernas, un bulto incipiente e inevitable.

Publicidad

Es así como una vez más me orgullecí de ser mujer y sonreí, pero había oído de Diego Díaz, un chico a quien algunas veces leí columnas aconsejándome sobre deportes y esta vez decidí entrar en la web a buscar cuán dañino resulta el uso de la bici, porque mi común discurso acerca de que no usen auto, si no bicis e ideas como quiero más áreas verdes que carreteras en mi ciudad ya no resultaban del todo convincentes.

¿Será completamente beneficioso usar bici? Entonces llegué a información que se titulaba “la próstata y la bicicleta”, por lo que necesité saber que la próstata es una glándula situada debajo de la vejiga urinaria masculina y delante del recto, de pequeño tamaño. Para que nos imaginemos es como una nuez. Su función en el cuerpo es la actividad sexual, seminal y hormonal, o sea es importante.

318px-Prostata

También hay que tener en cuenta que hay una presión cada vez que montanos el sillín de la bicicleta y hay un apoyo de la zona perineal y no con los ísquios, ya que estos huesos se adaptaron mejor para que los apoyemos al sentarnos.muestran que de todos  los deportistas, los ciclistas,   fueron los que más presentaron problemas en la próstata.  Se presentó también en los  policías que recorren las ciudades en bici cuando realizan su labor.

Además se presentaban problemas en algunos médicos que operaban utilizando un sillín como el caso de los otorrinolaringólogos.

En la mayoría de los casos se presentaban disfunción eréctil, inflamaciones y hasta insensibilidades.

Los trastornos, según se determinó, guardaban relación directa por la presión que el cuerpo del ciclista ejercía sobre su área genital contra el asiento de las bicicleta.

Cabe destacar que mirando hace años atrás, como los inicios de 1810, con más en el 1900 y recién en 1976 se genera lo que hoy conocemos como todas las bicis geniales que existen en el mercado, mountain bike, entre otras.

Los fabricantes de bicicletas comenzaron a buscar para los asientos diseños ergonómicos, es decir, adaptados a la anatomía humana para no causar trastornos orgánicos; mas mullidos entre otros trastornos.  Pero lamentablemente tanto pensar no aportó solución y los ciclistas seguían padeciendo los problemas.

La profundización del estudio que se venía realizando en el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional de los Estados Unidos a raíz de los trastornos sexuales que decían padecer los policías que se desplazaban en bicicletas, encontró que el perjuicio mayor derivaba de la presión que sobre el asiento se ejercía en la zona del perineo (sector ubicado entre el ano y el escroto) y justamente por donde pasan las venas y arterias que van hacia  nuestro órgano .

La presión constante sobre esos vasos reducía notablemente el flujo sanguíneo causando la disfunción.

Los resultados finales del estudio realizado por ese Instituto estadounidense fueron divulgados públicamente de modo que los fabricantes de bicicletas y los inventores en general tuvieran los datos precisos para diseñar un modelo de asiento que no produjese daños a quienes habitualmente pasan muchas horas sobre esos rodados.

Podemos decir que la próstata, a modo de esquema, se encuentra lejos de la zona de amortiguación del  asiento, estando mucho más expuesta a lesiones la uretra. Que se vería afectada más en su función y no tanto por  un daño orgánico.

No se han  encontrado trabajos científicos que relacionen el uso de la bicicleta  durante largas horas ya sea como hobby o medio de transporte  con el cáncer de próstata. Si se hablaba del rumor pero nada certificado, solo rumores de esos que si no se sabe, se inventa.

Ahora para que pongamos caras de vivos y usemos algo menos perjudicial, me puse a investigar como buena periodista del Diario de Antofagasta, y llegué a la conclusión de que hay un aumento del riesgo de sufrir prostatitits usando constantemente la bicicleta que es causado por el sillín, ya sea por su mal diseño o no sea adecuado para la persona, que hayan ruedas demasiado duras o muy infladas, una mala posición del sillón, una mala amortiguación y deben haber muchas más obviamente.

Y lo otro que es perjudicial, el cuezco, es decir, nuestra cabeza loca que es víctima de la pomá que nos vende la publicidad y sobretodo con algún modelo atractivo. Sea con agujero, caladura, cortados en V, uno más ancho o cualquiera, todos tienen una razón o ergonométrica válida. Por ejemplo, la última tendencia en la ergonomía del sillín de bicicleta es facilitar que la presión del cuerpo la aguanten no tanto la musculatura perineal que rodea al aparato sexual sino los isquiones o huesecillos del final de la cadera.

Un sillín sin ranura central y muy blando no es nada recomendable, ya que  se apoya en exceso el peso corporal en la zona que nos estamos refiriendo en lugar de hacerlo sobre los huesos pélvicos isquios. Los sillines isquiónicos muestran sus beneficios cuando, por ejemplo, en un recorrido de más de 50 km uno advierte que no se le duerme el pene o que no se produce irritación en los labios vulvares a las mujeres.

El criterio es liberar de  presión las partes perineales  condición prioritaria para cualquiera que use la bicicleta como medio de transporte.

Curiosamente,  otorrinolaringólogos  padecen con más frecuencia que los otros médicos debido a que utilizan sillines similares para realizar las intervenciones de oído.

Las estadísticas dicen que los ciclistas tienen una mayor tasa de esterilidad. La infertilidad puede ser causada por la presión contra la próstata, que aunque no contiene espermatozoides, aporta al líquido seminal, casi todo el líquido eyaculado.

Cuando andemos en bicicleta, es muy importante que los ísquiones queden colocados en la parte más ancha del sillín. Muchas veces sin querer, a causa del movimiento que hacemos para pedalear o conducir la bicicleta, nos vamos desplazando hacia delante con la consecuencia que los isquiones dejan de apoyarse donde deben y pasamos a  apoyarnos con la zona perineal sobre la nariz del sillín. También cada tanto apoyar los pies y pedalear parado para ayudar la circulación en la zona.

Por último comparto en caso de tener algunos síntomas remedios caseros o dietas útiles que nos fortalecen contra la prostatitis: Dieta equilibrada, así que ojo a los antojos, reducir el consumo de alcohol, lo que hace evitar esos copetes altos en contenido de copete, mejor una chela, es inclusive más barata, yo la consumo generalmente y mantengo una buena salud y ayuda al brillo del pelo, evitar los alimentos picantes.

No café, té ni cerveza ya que contiene lúpulo y está contraindicado en casos de congestión prostática. Beber mucha agua, la salud del intestino está relacionada con la salud de la próstata.

El Zinc  es un mineral vital para la salud de nuestra próstata así que alimentos como las pipas de calabaza (también es muy eficaz tomar una cucharada sopera en ayunas de su aceite), el girasol, de sésamo o la levadura de cerveza son buenos.

El polen de flores que extraen las abejas también es rico en Zinc y hormonas sexuales. Un par de cucharaditas al día son más que suficientes. Así que a andar en bicicleta, pero con cuidado de dónde y cómo montarse, no siempre lo rico es lo mejor.