Los peligros del TransAntofagasta: Conductores y pasajeros expuestos a la violencia

Un conductor fue atacado criminalmente a martillazos. Otro amenazó a un colega con una pistola. Son solo dos ejemplos de los últimos días que revelan la constante crisis que sufre el sistema de transporte colectivo en la ciudad.

Una situación crítica es la que vive el sistema de transporte público de Antofagasta, conocido como TransAntofagasta, debido a graves hechos de violencia.

Hace un par de días un chofer del Transantofagasta, línea 119, denunció amenazas de parte de un colega hacia su persona en pleno recorrido por la ciudad. Esta intimidación se llevó a cabo con una pistola, la que se muestra en un video grabado y publicado por el agredido.

En éste se puede observar al conductor de la máquina 39 de la línea 108 aprendido por carabineros a un costado de la micro, mientras que otros policiales requisan el arma desde el interior, la cual era de fogueo. Accediendo posteriormente a llevarse al detenido.

Publicidad

Aún más grave es la situación que afectó a otro conductor, que sufrió un criminal ataque con un martillo de parte de un delincuente, video que también se viralizó en las redes sociales.

Tras una investigación del OS9 de Carabineros, finalmente se logró dar con el responsable, M.J.P.R. de 31 años, quien fue detenido, comprobándose que contaba con un nutrido prontuario por diversos delitos.

Según señaló el comisario (s), de la 5a Comisaría La Portada, capitán Pablo Carreño, la denuncia fue acogida por Carabineros de servicio en el Centro Asistencial Norte, CAN, y daba cuenta de un robo que había afectado al conductor de la línea 107 del Transantofagasta.

La investigación de este hecho quedó en manos del OS9 los que a raíz de diferentes diligencias especializadas del tipo técnico-científico identifican a quien sería el autor del hecho

Imagen del chofer de la línea 108.

Ante estas situaciones, y dados los últimos hechos de violencia registrados en la locomoción antofagastina durante los recientes días, el clamor de comunidad se acrecienta en cuanto a exigir un nuevo sistema de transporte a la altura de lo que la ciudad requiere, considerando que en la capital se inauguran nuevas líneas de metro, existen buses eléctricos de última tecnología y los conductores no manejan dinero en los vehículos, lo que evita que sean víctimas de la delincuencia, a la vez que cuentan con contratos laborales.

Una situación muy distinta al desorden existente en Antofagasta, donde los dueños de los microbuses “arriendan” las máquinas a los conductores que deben cumplir una cuota diaria por el uso, sin contratos ni acceso a derechos sociales como salud, previsión y seguro por accidentes del trabajo, entre otras.

Asimismo, los usuarios acusan mala calidad del servicio, maltratos a los estudiantes, poco resguardo a los conductores y pasajeros, además de ausencia de medidas como exámenes sicológicos antes de entregarse las licencias de transporte público, exámenes toxicológicos en los trayectos y también el manejo de buenas condiciones laborales.

Diversas iniciativas y propuestas se han desarrollado en la ciudad para mejorar el transporte público en Antofagasta. Una de ellas fue la implementación de un Tren urbano, también en la oportunidad se anunció la creación de unmetrocable, pero en la práctica sigue operando el mismo sistema donde los hechos de violencia siguen reiterándose.