Antofagasta: Residencial clandestina funcionaba como car wash no autorizado y el agua era robada mediante un baipás

El recinto además, contaba con distintas irregularidades en cuanto al personal y a la misma estructura del lugar.

Una preocupante situación quedó al descubierto en la comuna, luego de una fiscalización realizada en un domicilio ubicado en el sector centro norte de la ciudad. Esta fue llevada a cabo por la Gobernación de Antofagasta, a raíz de diversas denuncias efectuadas en contra de una residencial clandestina que subarrendaba el antejardín para el lavado y limpieza de vehículos.

Esta, tiene lugar en calle Quito y arrienda sus dependencias a personas extranjeras un total de 12 piezas por un valor de $170 mil cada una, no contando con las medidas sanitarias ni comerciales necesarias para funcionar como tal. En tanto, tras la fiscalización se constataron diversas anomalías en la residencial y el car wash que no contaba con permisos, así como también la informalidad laboral, irregularidades en la red de agua que abastece el lugar y además, el peligro latente de las malas condiciones en que se encontraba el sistema eléctrico en las habitaciones.

SIN PERMISOS

Publicidad

La actividad del car wash no contaba con ningún tipo de autorización sanitaria, ni permisos ni patente comercial para poder ejercer, ante lo cual carabineros procedió a cursar las infracciones correspondientes. Este además, efectuaba sus trabajos en la vía pública lo que provocaba que los automóviles de clientes se encontraran mal estacionados sobre la vereda obstaculizando el tránsito de peatones.

Referente a esto, la Gobernadora Katherine López, dio a conocer que en el lugar no se contaba con las necesidades básicas para operar, agregando que al fiscalizar fueron encontrando distintas irregularidades. Una de estas, fue la detección de informalidad en las tareas remuneradas, que no contaban con pago de cotizaciones ni contratos de trabajo, según informo la Dirección del Trabajo.

El Seremi Álvaro Le Blanc, ante esta situación de anormalidad laboral destacó “no existían cotizaciones previsionales, registro de asistencia, ni ninguno de los requisitos que exige la legislación para dar protección a estos trabajadores. Por lo tanto, se inició el procedimiento administrativo requiriendo una serie de antecedentes que seguirán tramitándose en el transcurso de los próximos días“. Añadiendo que esta precaridad en el ámbito afecta de gran manera a los trabajadores, haciendo un llamado a denunciar este tipo de informalidades a la Dirección del Trabajo a través de su página web donde cuentan con un banner especial para este tipo de denuncias, donde pueden realizarse de forma anónima.

MÁS IRREGULARIDADES

Otro hecho que salió a la luz tras esta fiscalización, fue un millonario hurto de agua, que fue encontrado mientras la Policía Internacional y Migraciones de PDI Antofagasta realizaban controles migratorios a los ciudadanos extranjeros que se encontraban en la residencial. El hallazgo, fue descubierto en el patio del domicilio donde funcionarios de la Brigada de Robos percibieron anomalías en el terreno donde se ubicaba el medidor de agua potable, ante esto, se solicitó la presencia del personal técnico de Aguas Antofagasta, quienes al llegar al lugar comprobaron el hurto de agua mediante un baipás, el cual abastecía toda la casa, incluyendo las 12 habitaciones de la residencial y el funcionamiento del car wash. Culminando con una detención por el procedimiento en flagrancia.

La vivienda, de por sí, ya acumulaba una gran deuda de 1 millón 560 mil pesos por el consumo de agua potable que hasta la fecha no ha sido regularizada. No obstante, no fue impedimento para cometer el delito de hurto, el cual sobrepasa el millón de pesos, según indicó la empresa sanitaria.

Pese a la complicada situación, Aguas Antofagasta normalizó la conexión del elemento vital y dejó con suministro el domicilio, esto debido a la gran cantidad de personas que habitan la residencial, donde principalmente se encuentran menores de edad.

REGULARIZACIÓN

La Gobernación solicitó al Servicio de Impuestos Internos; Superintendencia de Electricidad y Combustibles y a la Seremi de Salud de Antofagasta, que se fiscalice la operatividad y funcionamiento de la residencia en cuestión, por no poseer autorizaciones sanitarias y comerciales.