¿Quién protege a las víctimas?: Mujer de 37 años se suicidó tras denunciar en tres oportunidades las agresiones y amenazas de su ex pareja

La joven decidió terminar con su vida tras no aguantar más la violencia a la que era sometida y por el miedo de que el agresor cumpliera las amenazas en contra de ella y su familia.

Una nueva víctima de la violencia de género se registró hace un par de días, luego de que Francisca Moll Moreno, de 37 años, decidiera quitarse la vida al no ver otra escapatoria ante las agresiones de su ex pareja, quien pese a ser denunciado en al menos tres oportunidades ante la justicia, continuó con amenazas contra la joven y su familia.

DENUNCIAS

De acuerdo a la información entregada por Chv Noticias, la mujer presentó la primera denuncia en contra de del agresor en 2019 por Violencia Intrafamiliar, causa que fue archivada pese a los antecedentes. Posteriormente y a raíz que las agresiones no cesaron en siete meses se realizó una nueva denuncia que fue tomada por la Fiscalía Centro Norte, donde se decretó la prohibición de acercamiento, sin embargo, debido a las amenazas del sujeto, Francisca se vio en la obligación de dejarla sin efecto.

Publicidad

Finalmente, en enero de este 2021 se interpuso una nueva denuncia a la Fiscalía Oriente, donde sólo se aplicó una multa de 1 UTM al acusado, considerando las agresiones como lesiones leves y no como VIF al no vivir juntos. Tres meses después de esto, Francisca tomó la fatal decisión.

AMENAZAS

La joven titulada de educación física, se vio agotada tomando la decisión de suicidarse y dejar una carta dirigida a su madre, donde le explicaba que no daba más con la situación.

“Mamá, ya no doy más, me siento sucia por todos los ultrajes que me hicieron, por todo lo que tuve que vivir, por cuidarlos a ustedes, relató Rosa Elena Moreno, madre de Moll para el medio, indicando que el individuo seguía realizando amenazas y que, incluso cuando esta volvió a vivir a casa de su madre, seguían los episodios de violencia a través de su teléfono, Si tu leyeras, llorarías conmigo de cómo el abusaba emocionalmente y sexualmente de mi hija” señaló.

Un estrés nervioso tan grande al que era sometida la víctima, que llegó a presentar episodios de convulsiones, que culminaron en hospitalización en al menos tres oportunidades. Pese a todas las pruebas, la justicia no hizo nada por ella.

En tanto, a finales de abril se realizará un juicio abreviado ante la ex pareja de Francisca, sólo abarcando las agresiones que sufrió la joven en 2019.