Preocupante: Exámenes para prevenir el cáncer de mama disminuyeron en un 61% durante la pandemia

Cabe recordar que en Chile, esta patología se sitúa como la primera causa de muerte en las mujeres. Siendo recomendable realizar el chequeo desde los 35 o 40 años según corresponda, realizar el autoexamen y estar atenta a cualquier síntoma.

Imagen: Referencial.

Uno de los efectos más preocupantes que ha dejado la pandemia, es la significativa baja en los exámenes preventivos o de diagnóstico, los cuales han disminuido en un 61% durante este período. Una realidad preocupante, especialmente en el caso de las mujeres, ya que, en Chile, el cáncer de mama es la primera causa de muerte por cáncer en mujeres.

Así lo explicó Daniela Rojas, académica de la Escuela de Obstetricia y Puericultura de la Universidad de los Andes, quien comentó que La tasa de mortalidad es de casi un 3%, cifra que probablemente aumentará de manera importante en los próximos años, dado que, durante la de pandemia, los exámenes de diagnóstico, es decir, mamografías y ecografías mamarias, disminuyeron en un 61%“.

¿CADA CUÁNTO DEBE REALIZARSE LA MAMOGRAFÍA?

Publicidad

La frecuencia con la que las mujeres se deben realizar este examen es variable y depende de los factores de riesgos a los que cada una este expuesta.

Desde los 40 años en adelante es recomendable que las mujeres se realicen la mamografía cada dos años como mínimo. En caso de presentar factores de riesgo, como obesidad, y antecedentes familiares, se recomienda realizar el examen una vez al año a partir de los 35 años“, informó la académica.

Recordando además que el autoexamen se debe realizar de manera mensual aproximadamente 8 a 10 días desde el inicio del ciclo menstrual, pero que este, pese a ser de utilidad, no diagnostica precozmente el cáncer de mama pero sí permite estar al tanto de cualquier anormalidad que se presente.

SÍNTOMAS

Por otro lado, Rojas recomendó el llevar una dieta equilibrada y realizar actividad física de manera regular. Así como también a estar atentas a la siguiente sintomatología:

  • Presencia de bultos o masas en las mamas o en zona axilar.
  • Aumento de tamaño de una o ambas mamas.
  • Irritación de la piel de las mamas.
  • Cambios de coloración, hundimientos de la piel o del pezón y retracciones de la piel.
  • Dolor en la zona mamaria (síntoma menos frecuente).