19.6 C
Antofagasta
Lunes 5 de Diciembre del 2022 19:26

Día Mundial del Braille: “Los aparatos tecnológicos en ningún caso reemplazan a este fundamental sistema”

Este instrumento de lectura y escritura táctil, que celebra su día este 4 de enero, sigue siendo esencial en la formación de las personas con discapacidad visual. “Muchos dicen que está obsoleto, pero no, nada de eso”, advierte Fabián González, instructor de tiflotecnología en Fundación Luz.

Lea también:

Este martes 4 de enero se celebra el Día Mundial del Braille. Las personas con discapacidad visual, tal como el resto, conviven cada día más con la tecnología, especialmente con los teléfonos inteligentes y los computadores, los cuales utilizan mediante sistemas de voz.

A pesar de los avances, el braille, instrumento de lectura y escritura táctil, sigue siendo esencial en las etapas tempranas de un niño ciego o baja visión. Los audios de los aparatos modernos en ningún caso reemplazan a este invento clave, ideado a mediados del siglo XIX.

Fabián González es instructor en Fundación Luz de tiflotecnología, la ciencia que crea y adapta tecnologías para ser usadas por personas ciegas o baja visión. Hace clases de computador y teléfono, los cuales poseen un software que va leyendo sonoramente todo lo que se va escribiendo en la pantalla.

El experto señala que todas las acciones que alguien que sí puede ver hace con el mouse, en este caso son realizadas con el teclado. De esta manera, todos pueden acceder a Internet, al correo electrónico y a programas como Excel.

En los teléfonos ocurre lo mismo, tanto con Android como con iOS. Así, se les da acceso a un medio básico para la comunicación en el mundo de hoy, como lo es WhatsApp, y también a las aplicaciones de moda, como Facebook e Instagram.

Pese a este gran desarrollo tecnológico, el profesor advierte que el braille no es reemplazable. “Muchos dicen que está obsoleto, pero no, nada de eso. Es una herramienta fundamental, sobre todo para los niños, para el aprendizaje de la lectoescritura”, explica el especialista. “Necesitan aprenderlo para la ortografía y el reconocimiento del texto. Después, ya de adultos, podrán decidir si seguir usándolo o no”, complementa.

En la misma línea opina Alicia Albornoz, directora social de Fundación Luz. “Es un recurso necesario para identificar cosas más abstractas, como la música, las matemáticas, etc. También sirve para indicar espacios, como los pisos del ascensor, el término de alguna baranda, señaléticas, entre otros”, describe, agregando que “para un adulto es más difícil aprender braille, porque la sensibilidad de las manos no es la misma. Para ellos, la tecnología viene a complementar muy bien la lectoescritura”.

- Publicidad -

EN PORTADA