La mediocridad de la televisión chilena

“Entretener, Informar y Educar”, esta palabras parecen un quimera cuando se aplican a la realidad de la Televisión Chilena, a esta adormecedora realidad prefabricada por los poderes fácticos y medios tradicionales de desinformación masiva.

Los postulados fundamentales que dictan promover y fortalecer el rol público de la Televisión para que esté al servicio de la información como un derecho irrenunciable de las personas, aquí no parecen tener asidero, ya que, la Televisión es utilizada como plataforma de poder del Gobierno, grupos económicos, partidos políticos o intereses de otra naturaleza.

En el contexto de la Televisión estatal, se debe enfatizar la necesidad de independencia y pluralismo, para el caso de TVN y como reza su slogan “El Canal de todos los Chilenos”, hay que hacerles notar, por si sufren de lagunas mentales o lapsus, que todos los chilenos están diseminados en las quince regiones del territorio, y que los mueven diversas ideologías e intereses, y no, que el conjunto de los chilenos son una determinada casta, un partido político o un sector adherente al Gobierno.

Publicidad

Volviendo a televisión chilena y su manera de llevar los hechos noticiosos internacionales a nuestros ciudadanos, provoca náuseas apreciar el sesgo descarado que aplican a la información: el caso de Siria y cómo EE.UU. con sus aliados occidentales pretenden invadir su territorio, denostando y mintiendo flagrantemente sobre su Presidente Constitucional; el caso de Israel y la masacre que infligen en Gaza al pueblo Palestino con el auspicio de EE.UU (para variar) y el silencio cómplice de la prostituta ONU; las sistemáticas descalificaciones a Hugo Chávez, y las noticias fuera de contexto tipo fotoshop de video para ridiculizar y ensalsar a toda costa una imagen negativa de aquel Presidente Constitucional, demostrando el irrespeto al pueblo venezolano; las contínuas y sistemáticas descalificaciones a los pueblos de Bolivia, Ecuador y Venezuela, vapuleando y vilipendiando a sus Presidentes y sus procesos democráticos nacidos de la base social, multicultural y multiétnica de sus habitantes, o sea, la ciudadanía. Aquí queda patente y a la vez patéticamente demostrado que lo que nos venden para que traguemos es un producto, al que hacen llamar “noticia”.

Capítulo aparte son los rastreros noticieros que tenemos, en donde nunca falta una noticia vulgar, intrascedente, incluso grotesca que tenga que ver con EE.UU., la idea es mostrar algo de aquel país, para demostrar lealtad y servilismo a toda prueba.

El noticiero central está plagado de “no sé qué”, parece “Ekeko” o “Árbol de Pascua”, tiene de todo, menos noticia o información de interés común y objetiva. Por lo general se comienza con: un hecho delictual, importante o no, da lo mismo, la idea es machacar en el inconsciente colectivo la idea de necesidad de protección y defensa contra Pedro, Juan y Diego; se sigue con: Un acontecimiento o hecho sentimental que ataque la solidaridad, compasión y lástima: una anciana que vive solita rodeada de gatos y perros, que vive y come como puede teniendo 4 ó 5 hijos, o sea, un ataque brutal a nuestros más nobles sentimientos; seguido de éllo: un par de cagüines del fútbol criollo, resaltando recaditos que se envían por las cámaras de tv los típicos futbolistas incultos e ineptos que precisamente son los que sobran en nuestro medio; luego vienen: las famosas crónicas, que son temas vanos, futiles y pueriles; siguiendo el derrotero de la parrilla noticiosa, se sigue con nuestros íconos que ya forman parte del paisaje de la patria: “Los Políticos”, que como les encanta robar cámara, haciendo proselitismo y propaganda barata de sus principios como servidores “del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”, nos aburren unos largos minutos más. Y para finalizar la entrega y distenderse de tanta presión por “preparar tan elaborado y complejo noticiero”, terminan con la noticia más estúpida e idiota que puedan encontrar o un fome video de youtube. Al finalizar, lo hacen con la frase de oro y guinda del postre: “ESO HA SIDO TODO, GRACIAS POR INFORMARSE CON NOSOTROS DE CHILE Y EL MUNDO Y PREFERIR NUESTRA SEÑAL”.

Sobre el resto de la parrilla diaria que ofrecen nuestros canales, me parece pertinente referirme sucintamente acerca de los “Reality”. En este tema debiera intervenir decididamente el Ministerio de Cultura, por el muy deplorable ejemplo, la mediocridad, lo chabacano, lo grotesco, lo insulso que resultan estos programas, que más que entretener muy vulgar y groseramente a nuestro jóvenes, son en la práctica un nido, un antro donde convergen las más variadas desviaciones mentales y de personalidad de ciertos imberbes elegidos a dedo por otros desviados mentales que manejan y operan estos decadentes espectáculos ávidos de rating superfluo, en definitiva hay que erradicar de la tv a estos psicópatas en potencia que son utilizados como estereotipos, arquetipos y modelos de culto para nuestra valiosa e imponderada juventud.

Ahhhh, se me quedaba en el tintero, alguien me pidió que opinara o hablara de un tal programa de “Las Argandoñas”, lamento comunicarle que aunque a veces hay que referirse a cosas deleznables para dimensionar ciertas realidades, no me referiré a ese programa basura, del cual no tengo el más mínimo referente, y generalmente no opino sobre la bazofia.