Piñera descarta diálogo y anuncia medidas para combatir las protestas

El gobierno chileno se ve envuelto en un círculo vicioso de desaprobación ciudadana y manifestaciones en las calles. Fotografía: ElFracaso.cl

Mandatario rompió su silencio luego de una semana de protestas en todo el país y se centró en criticar desmanes aislados, anunciando que hará públicas un grupo de medidas para la educación y descartando considerar propuestas de estudiantes, profesores, apoderados y ciudadanía en general.

El presidente Sebastián Piñera, anunció este jueves que enviará al Congreso algunas reformas a la educación, para frenar las protestas estudiantiles, pero desestimó dialogar con los convocantes de las multitudinarias marchas por cambios en la constitución pinochetista que permitan la educación gratuita, principal demanda de los cientos de miles de ciudadanos que han participado de las históricas movilizaciones que se han registrado durante las últimas semanas.

A su vez, el gobierno culpó a los dirigentes estudiantiles y la ciudadanía que participó en las masivas protestas del jueves, de no asumir su responsabilidad por los desmanes aislados provocados por medio centenar de encapuchados, ignorando las denuncias acerca de personal policial infiltrado para desatar desórdenes, así como también la probable existencia de grupos pagados para generar destrozos y así justificar la represión y deslegitimar las manifestaciones ciudadanas, tal como señaló la Presidenta de la Federación de Estudiantes de Chile, Camila Vallejo.

Publicidad

Cuando haya un clima de mayor serenidad y de mayor reflexión, nuestro gobierno va a proponerle al país su política de educación superior, que incorpora muchas cosas que están pidiendo los estudiantes y los rectores” de las universidades, anunció Piñera, quien también dijo que “la educación no se arregla con paros“.

El Presidente Piñera, que afronta la renovada efervescencia estudiantil con la menor popularidad desde que asumió el gobierno en marzo de 2010 (36%) anunció que presentará en los próximos días “un nuevo estatuto para las universidades públicas, mejor y más equitativo financiamiento en materia de becas y préstamos, mejoras en los curriculum y las metodologías de enseñanza, mejoras en infraestructura“.

Incluso en su campaña electoral, el mandatario prometió reformas a la educación y en particular a la enseñanza superior. Al respecto, apuntó que mejorar la calidad de la educación “es la primera prioridad, junto con derrotar la pobreza, mejorar la calidad de la educación es un imperativo moral“. Sin embargo, no precisó los montos.