El falso mito de la “pérdida del año escolar”

El cierre anticipado del año escolar es una medida desesperada e impracticableque no debería pasar más allá de las amenazas.

Por José Miranda Marín – El Ciudadano

Sólo una vez en la historia se ha finalizado el año escolar de forma anticipada. Esto ocurrió en Arkansas, EEUU. Y el hecho es conocido como The “Lost Year” de 1958-59.

Publicidad

No obstante, en Chile el Gobierno busca que las movilizaciones sean depuestas, amenazando a los estudiantes con una supuesta pérdida del año escolar, provocando reacciones infundadas en algunos jóvenes que se han dejado manipular políticamente por las autoridades.

Sin embargo, existen varias razones muy claras que demuestran por qué, la supuesta “pérdida del año” no puede pasar más allá de un mero amedrentamiento hacia el movimiento estudiantil.

–      El Gobierno no tiene la capacidad de aumentar el número de matrículas para primero medio al doble de aquí al próximo año.

–       Los Municipios tendrían una grave crisis económica al no recibir las subvenciones del gobierno, hecho que podría desatar paros comunales que no harían otra cosa sino agudizar aún más la crisis que atraviesa el régimen Piñera.

–       El Gobierno no podría tolerar que una generación completa de estudiantes no entre a las Universidades que tanto lucro producen, ya que serían estas propias instituciones las más afectadas al perder todo un “mercado de clientes” que no ingresarían a sus aulas.

–       La pérdida del año permitiría que los estudiantes no tuvieran motivo para deponer las Tomas, que podrían así prolongarse indefinidamente y con ello resultaría imposible para las autoridades quebrar el movimiento social, como han intentado hacer hasta ahora.

En los próximos días se cumplirá “el ultimátum” para que se depongan las tomas y lo más seguro es que este plazo concluirá sin que exista anuncio de una pérdida del año escolar. Por el contrario, las autoridades aparecerán explicando que en base a “sus gestiones” el año todavía “no se pierde”.

Lo dicen los jóvenes y la prensa a nivel mundial: Tenemos un Gobierno intransigente que amedrenta a los estudiantes de forma inusitada para que se rompa el movimiento social más grande en la historia de Chile, cuando, por primera vez, la ciudadanía es la que avanza democráticamente hacia una nueva Constitución Política.

Vamos a ver si Piñera es capaz de apoyar la pérdida del año escolar, y de paso, hacer que el movimiento alcance ribetes históricos a nivel mundial, poniéndose a la altura del movimiento de Arkansas, teniendo que lidiar además con la quiebra de Universidades y Municipios.

Ciertamente es algo que afectaría a los estudiantes, pero significaría una inmensa crisis para el propio gobierno, de la cual La Moneda no se podría recuperar.

De allí que los estudiantes tengan la mayor seguridad de que el cierre anticipado del año escolar no es más que una medida desesperada e impracticable, que no pasará más allá de solo amenazas. Como hemos visto,  el propio gobierno sería el mayor perjudicado con una medida de este tipo.

Nota del Editor:

Parte del contenido del presente artículo fue tomado desde la red social Facebook, en donde fue compartido y modificado, perteneciendo por tanto a dominio público. No obstante, pese a no existir obligación alguna, este medio siempre realizará las rectificaciones correspondientes en caso de que el autor comprobado así lo demande.

Asi mismo, nuestro medio reafirma su compromiso con el libre devenir del pensamiento y con el principio de compartir las ideas, por lo cual colocamos a disposición todas nuestras publicaciones para que sean utilizadas en forma libre,  de acuerdo a la Licencia Creative Commons.