La falta de educación vuelve a matar en Chile

Dos jóvenes que marchaban a favor de la educación gratuita fueron asesinados por un delincuente fanático del consumo y defensor de la propiedad privada, que se oponía a la movilización.

file_20150514172039

El movimieno estudiantil chileno suma dos nuevos mártires. Esto luego que dos universitarios fueran cobardemente asesinados en la ciudad de Valparaíso, en el marco de la marcha estudiantil convocada por la Confech exigiendo al gobierno educación gratuita sin letra chica ni ambiguedades.

Publicidad

Según informaron testigos a los medios de prensa, los manifestantes intentaban pegar un lienzo a favor de las demandas estudiantiles, cuando son reprendidos por un sujeto que se oponía al justo clamor estudiantil y que resultó ser el padre de Giuseppe Antonio Briganti Weber (22),  quien reacciona en forma violenta, para luego sacar una pistola y asesinar en forma premeditada y a sangre fría a Diego Guzmán (25) y Exequiel Borbarán (18).

A pesar de los intentos realizados por personal del Hospital Carlos Van Buren, ambos jóvenes fallecen, convirtiéndose en las nuevas víctimas fatales de la constante criminalización que ciertos políticos y medios de comunicación realizan en contra de las movilizaciones sociales.

Diego era Secretario Político de las Juventudes Comunistas de Quillota, había terminado un día antes su práctica profesional y estaba a punto de titularse como Ingeniero en Prevención de Riesgos, mientras que Exequiel era estudiante de primer año de Psicología, según indicó el rector de la Universidad Santo Tomás, donde estudiaban ambos jóvenes.

El asesino por su parte, no mostraba mayor preocupación por la falta de educación pública garantizada como un derecho en el país, pero si por el consumo, las modas, los autos estilo “Rápido y furioso” y el reggaeton, según da cuenta un perfil realizado por el diario El Mostrador, que accedió a la cuenta de Facebook del delincuente.

Este nuevo acto de intolerancia contra quienes desean cambios de fondo en el país, ocasonó honda conmoción en Chile, al punto que espontáneamente se desarrollaron velatones en todo el país en memoria de los estudiantes.

Queremos mandar todo nuestra solidaridad a las familias de nuestros compañeros, quienes se estaban movilizando y estaban defendiendo las mismas demandas que nosotros les hemos planteado. Estamos convencidos de que estaban haciendo uso de su libertad de expresión, de marchar y de ocupar las calles, como todos los estudiantes y profesores lo hicimos hoy”, dijo la presidenta de la Fech, Valentina Saavedra.

Toda esta violencia en contra de manifestantes, tanto de oficiales policiales como también por parte de civiles, responde principalmente a la sostenida criminalización de la protesta social llevada a cabo tanto desde el estado y principalmente desde los medios de comunicación, que desde un comienzo han sido tenaces opositores a las ideas planteadas por los jóvenes. Todo aquello ha ido creando un clima de persecución y animadversión en contra de los manifestantes, que anteriormente había ya resultado en actos de agresión en contra de quienes se movilizan.