Durante el 2015, La industria del vino chileno tuvo a los países asiáticos entre sus principales destinos de exportación, con China y Japón a la cabeza. Por lo que se proyecta que esta tendencia siga manteniéndose durante el presente año.

Así de hecho lo estima la Asociación de Vinos de Chile, cuyas cifras indican que China es un mercado importante para nuestro país, tanto por volúmenes como  ser un país dispuesto a pagar más por nuestros vinos pagando sobre sobre US$40 la caja. Le siguen Japón, Corea del Sur y Estados Unidos, es decir, los países asiáticos ocupan tres de los cuatro primeros mercados en vinos de alta gama. No obstante, EE.UU  se mantiene como uno de los principales mercados del vino chileno.

Otro gran mercado para la producción local es Gran Bretaña, y el consumo en ese país está más ligado a vinos ligeros como Sauvignon Blanc, Pinot Grigio y Pinot Noir y con precios más moderados. Lo que demuestra que más allá de los clásicos mercados para los vinos nacionales, la globalización y el desarrollo de distintos países y comunidades genera otras oportunidades que han expandido las fronteras de las exportaciones.

Publicidad

Tendencias del vino

En nuestro país, el consumo de vino y la demanda por las distintas cepas está marcado por las distintas estaciones del año. Actualmente, el verano explica que los  vinos blancos y tintos ligeros,  lideren el aumento  del consumo en el país,  en época estival. Sin embargo, Ruidiaz, de Viña Ventisquero afirma que hoy en día hay otras cepas que han ido ganando terreno entre los consumidores.

“Hemos detectado un aumento particular de consumo de mezclas tintas, especialmente las mediterráneas, que acompañan bien platos con carne de pavo y otras aves. Sauvignon Blanc también es una cepa que ha visto crecer su demanda por su frescor y agradable maridaje que genera con aperitivos como ostras y  cebiches”, señala Francisco Ruidíaz.