Intelectuales chilenos exigen a Piñera que escuche demandas de la ciudadanía

La imensa mayoría de las manifestaciones del movimiento estudiantil han sido pacíficas. Sin embargo, desde el gobierno y la prensa oficialista se ha insistido en destacar desmanes aislados para debilitar el movimiento estudiantil y mantener a las familias pagando por la educación. Fotografía: Sebastián Rojas Rojo (Archivo)

Emplazan al mandatario para que asuma la responsabilidad de entregar soluciones, en lugar de mantener la campaña de criminalización contra el movimiento estudiantil a traves de la prensa, agregando que buscar “extirpar el sueño de una generación de jóvenes es sinónimo de debilitamiento de la democracia”.

A través de una carta abierta, destacados intelectuales ligados a la cultura, las ciencias, las artes y las humanidades mostraron su preocupación por la “indiferencia” expresada por el Gobierno después de seis meses de movilizaciones estudiantiles y por la “creciente criminalización del movimiento”.

Es hora de poner fin a la campaña comunicacional que a través de numerosos medios masivos busca denostar el enorme valor que han tenido los estudiantes al asumir una responsabilidad que otros han abandonado. Es urgente avanzar seriamente en la materialización de las demandas de los estudiantes secundarios y universitarios, y evitar que terminemos en una lamentable escalada de violencia. No es con represión y más privatización que estos temas se resolverán”, señala el texto.

El documento – firmado por el Premio Nacional de Periodismo Juan Pablo Cárdenas; la escritora y Premio Nacional de Literatura, Isabel Allende; el sociólogo y cientista político, Alfredo Joignant, entre muchos más – hace un llamado a “atender el fondo de las demandas educacionales y abrir un diálogo verdadero respecto del tema”.

Publicidad

“No es posible seguir hablando de disposición al diálogo por una parte, mientras por otra se busca penalizar con años de cárcel las tomas y la exasperación de los jóvenes que no ven respuesta a sus demandas, favoreciendo a la vez una mayor privatización de la educación en el proyecto de ley del presupuesto de la nación 2012. Su gobierno tiene hoy la responsabilidad política e histórica en el agravamiento de la situación”, inquiere la carta.

Los intelectuales reclaman además que “no es posible que las masivas manifestaciones, las huelgas de hambre, los paros y tomas, las notables expresiones como las 1800 horas por la educación, el claro y sereno debate de sus dirigentes, queden en la indiferencia. Apostar por la frustración, derrota y división del movimiento estudiantil, por extirpar los sueños a una generación, es sinónimo de debilitamiento de la democracia”.

La epístola hace referencia al Pacto Internacional de derechos Económicos, Sociales y Culturales adoptado por Naciones Unidas en 1966, del cual Chile es signatario, que plantea que tanto la educación básica, secundaria y universitaria debe ser accesible a todos y avanzar progresivamente hacia la gratuidad.

“No es con más becas, mayor financiamiento para los créditos bancarios, mayor privatización y competencia que lograremos una educación que ´debe orientarse hacia el pleno desarrollo de la personalidad humana y del sentido de su dignidad, y debe fortalecer el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales´; una educación que ´debe capacitar a todas las personas para participar efectivamente en una sociedad libre, favorecer la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y entre todos los grupos raciales, étnicos o religiosos´, como exige el Pacto. Ello implica una educación pública predominante en todos los niveles del sistema educacional”, señala el texto.

Finalmente, los intelectuales solicitan al Presidente Sebastián Piñera “que no pierda esta oportunidad histórica de avanzar hacia una sociedad más justa, más humana y más desarrollada”.