Profesor asesinado
Profesor asesinado

La ex esposa, con ayuda de su actual pareja, habrían asesinado a Nibaldo Villegas, profesor hallado descuartizado en el muelle Prat de Valparaíso.

La información fue confirmada por fuentes de la PDI, quienes apuntaron que ambos acusados, Johanna Hernandez Vicuña y Francisco Silva, fueron detenidos por la Brigada de Homicidios de la policía civil, produciéndose este miércoles su control de detención. Ambos estarían confesos del macabro crimen.

Según trascendió, el uso de las tarjetas de crédito de la víctima tras su desaparición sería una de las pistas claves en la línea investigativa de los detectives.

Publicidad

“Lo que nosotros vamos a comunicar posteriormente en la audiencia de formalización es cómo ambas personas que fueron detenidas el día de ayer participaron directamente en el homicidio de la víctima“, expresó el fiscal José Miguel Subiabre.

El crimen se habría perpetrado en la casa de la víctima, según el Ministerio Público. El resto del cuerpo sigue siendo buscado.

CONMOCIÓN

El caso ha causado impacto a nivel nacional, no solo por lo macabro del crimen sino que también porque la ex esposa participó activamente en la búsqueda del profesor cuando se encontraba desaparecido, incluso en compañía de medios de comunicación, llorando ante las cámaras, lo que ha generado conmocón ante la frialdad demostrada por la autora confesa.

El caso también generó repercusiones políticas, por cuanto antes de que la ex esposa y su nueva pareja reconocieran su participación en el crimen, el Intendente de Valparaíso, Jorge Martínez, realizó declaraciones promoviendo la xenofobia, al apuntar erradamente a bandas de extranjeros, calificando este hecho de “sanguinario y cruel, propio de bandas organizadas similar a lo que ocurre en otras naciones”, sin embargo los antecedentes reales demostraron que la nacionalidad no tenía nada que ver con el crimen.

La ex pareja del profesor, Johanna Hernandez Vicuña y su nueva pareja, Francisco Silva, confesaron el crimen.
La ex pareja del profesor, Johanna Hernandez Vicuña y su nueva pareja, Francisco Silva, confesaron el crimen.
Mensaje en Facebook de la ex pareja del profesor.
Mensaje en Facebook de la ex pareja del profesor.

LOS ANTECEDENTES

La víctima tabajaba como profesor de computación en el Centro de Educación Integrada de Adultos (CEIA) de Quilpué. Estaba separado hace algún tiempo, cuando su esposa lo dejó. Se encontraba en un proceso de divorcio y contaba con la tuición por 90 días de su hija.

De acuerdo a su familia, era un hombre tranquilo y responsable, por lo que sorprendió que la noche del 10 de agosto, en que se suponía iba a una reunión con compañeros de trabajo, no llegara a buscar a su hija después.

Por ello, al día siguiente Edson Villegas –su hermano– y la esposa de este fueron a la casa del docente, donde encontraron la chaqueta de Nibaldo –la misma que usaba esa jornada– guardada, las llaves colgadas detrás de la puerta y las cosas que iba a llevar a la junta dentro de la vivienda. Además había un vaso roto en el piso.

Asimismo, una vecina aseveró que la noche de la desaparición escuchó ruidos en la casa, muy potentes, de golpes, que generó que los perros, generalmente pacíficos, ladraran.

Posteriormente a la inspección que Edson Villegas hizo de la propiedad, la exesposa de Nibaldo llegó al sitio, con una mochila, según contaron familiares. De acuerdo al relato de Edson, la mujer se puso a llorar cuando él le prohibió quedarse.

“Dijo que era su casa y que era su marido. Y yo le dije que no, ¿por qué ahora (de repente) era su marido?”, explicó Edson Villegas a TVN.

Días después, el 15 de agosto por la tarde, fue encontrado el torso flotando en el mar, sin extremidades. La Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) comenzó un catastro de las personas desaparecidas en la zona. Después de efectuar los exámenes genéticos respectivos, el lunes finalmente se confirmó que el torso era el del profesor.

Finalmente, este miércoles se difundió la detención de Johanna Hernández Vicuña, ex esposa de Nibaldo Villegas, y de Francisco Silva.