Desarrollar un trabajo de articulación con el movimiento sindical en la región de Antofagasta y también con algunos cuadros políticos del Frente Amplio en la región, son los principales objetivos del recorrido por Antofagasta que realizó el dirigente social Cristian Cuevas Zambrano.

Cuevas, ex dirigente de los trabajadores del Cobre recordado por encabezar distintas luchas sindicales que pusieron en jaque a la Concertación, golpeó la mesa una vez más en su vida el año 2015 cuando renunció al Partido Comunista tras 17 años de militancia, debido a la muerte de un trabajador de Codelco. Es así como tras un proceso de reflexión participa activamente en los orígenes y la fundación del Frente Amplio a la cabeza del movimiento Nueva Democracia, organización política que actualmente se encuentra en pleno proceso de convergencia con otras fuerzas como el Movimiento Autonomista e Izquierda Libertaria para una eventual conformación de un nuevo partido político en el Frente Amplio.

Precisamente en Antofagasta fue donde Cristian Cuevas coincidió y sostuvo un encuentro con Gael Yeomans, parlamentaria feminista de la Izquierda Libertaria, así como también conversó con El Diario de Antofagasta respecto a la importancia de que el Frente Amplio se encuentre conectado con el mundo sindical y las conquistas de los trabajadores, especialmente en una región minera, así como también la importancia del dominio del Estado sobre recursos estratégicos como el Cobre o El Litio, a propósito del acuerdo de Corfo con la empresa SQM, refiriéndose en duros términos a la decisión del gobierno de entregar la concesión de la explotación del litio hasta el año 2030 a la empresa involucrada en el escándalo de financiamiento ilegal a la política.

Publicidad

Captura de pantalla 2018-02-09 a la(s) 16.10.40

¿Cuál es el rol que usted considera que debe jugar como oposición el Frente Amplio?

Yo creo que el Frente Amplio primero se transformó efectivamente en una fuerza política gravitante en la escena nacional, esfuerzo que hicimos todas las fuerzas que compusimos está nueva construcción social y política, en donde claramente con la votación que saco Beatriz Sánchez, el haber estrenado un elenco de 21 parlamentarios, entre diputados y un senador. Tenemos que tomar con mucha responsabilidad lo que se viene, pensando y proyectando que el Frente Amplio debe ser la fuerza política o la coalición que el día de mañana gobierne nuestro país y en ese sentido el Frente Amplio debe ser el impulsor y el aliado del movimiento social, de las luchas donde las demandas no han sido satisfechas, ya sea en el mundo del trabajo, el movimiento estudiantil, para las luchas socio ambientales, los conflictos que cruzan la actual sociedad chilena y su principal aliado debe ser aquello, que permita que esa representación parlamentaria contribuya ahí, pero también yo soy de la lógica de desparlamentarizar la política, entendiendo que la política no tan solo cursa en el parlamento sino también en lo que son el quehacer social y político que se vive en las comunidades y el rol que esta incipiente nueva fuerza política social está construyendo.

El rol de la oposición tenemos que jugarlo, siempre defendiendo los intereses de quienes hoy día nos acompañan en este proyecto, pero pensando también en que nosotros el día de mañana seremos los que gobernaremos el Chile de este siglo.

¿Cómo se va desarrollando este proceso de convergencia de diferentes fuerzas politicas dentro Del Frente Amplio para la eventual conformación de un nuevo partido político?

Es una reflexión que se da desde antes y también post elecciones, nosotros desde Nueva Democracia cuando nos constituimos el 4 de septiembre de 2016 eramos una fuerza emergente, incipiente en ese caminar y hemos logrado contribuir en el proceso de construcción del Frente Amplio, en esa mima reflexión a partir de lo que fueron los resultados electorales y como se dibuja el nuevo escenario obliga también a las fuerzas políticas reconfigurarse en este esfuerzo de poder desarrollar espacios de convergencia.

Nosotros como Nueva Democracia hace pocos días atrás, en el mes de enero, realizamos nuestro primer congreso nacional donde definimos por un lado fortalecer Nueva Democracia en la tarea, para el periodo, de construir esa convergencia en un proceso de construcción del 2018 y ahí tenemos cercanía con Izquierda Libertaria, con el Movimiento Autonomista y otros sectores que son parte del Frente Amplio, pero eso requiere de mucho dialogo. No puede ser la sumatoria de grupos sino más bien definir cuáles son las líneas estratégicas, que nos une en función de un proyecto político y que no solo sea un espacio electoral sino también un proyecto de largo alcance y eso necesita afinarlo y esto significa dialogarlo, conversarlo, discutirlo con las fueras políticas, cuáles son las disposiciones de esta en ese escenario y que esa construcción sea por todos lados y decir también que las experiencias que tenemos en los territorios, en las regiones, en la comunidades también ese proceso de convergencia de distintas corrientes fuerzas se unan en un proyecto común. Y eso nos obliga a pensar el país, a pensar nuestras regiones porque finalmente el Frente Amplio y nuestras políticas orgánicas demandan mucho la descentralización y la toma de decisiones que deben cursar desde el territorio y no solo de las cúpulas dirigenciales que tenemos la responsabilidad muchas veces y no leemos u observamos lo que ocurre en cada comunidades.

Entonces hoy día para nosotros desde Nueva Democracia vamos a impulsar el proceso de convergencia y ya estamos dialogando e intercambiando con las distintas fuerzas, esperando que ese proceso vaya madurando y decantando en una reconfiguración de un nuevo instrumento político y que este instrumento sea contribuyente en el fortalecimiento del Frente Amplio.

Usted mencionaba la importancia de las regiones para el Frente Amplio, en este sentido ¿cuáles vendrían siendo los objetivos principales para Nueva Democracia, acá en la Región de Antofagasta?

Bueno, el objetivo principal para nosotros en una zona y todo lo que es el norte grande, que es tan rico en recursos naturales y que es la capital de la industria minera o del cobre en nuestro país, pero tan desigual y donde efectivamente se ha profundizado en la desigualdad, la precarización y la inestabilidad del empleo, entonces para nosotros es poder contribuir en la reconfiguración y el fortalecimiento de una fuerza sindical que permita ante la sequedad del rol que juegan los trabajadores, porque hoy en día en Chile los trabajadores no juegan un rol gravitante ni importante en la toma de decisiones políticas y sociales, sobre todo en la protección de nuestros derechos y ahí nosotros estamos haciendo un diálogo destinado principalmente en mi rol desde mi experiencia en el mundo sindical, poder contribuir a ese fortalecimiento que permita poner un escenario distinto a los trabajadores, que permita protegerlos, pero sobre todo de construir una nueva fuerza sindical.

Creemos que sobre todo en la super estructura sindical, está en una situación de descomposición, de delegitimación que no hay un relato donde los trabajadores se sientan representados, entendiendo también que el modelo ha hecho estragos en el mundo del trabajo y en la organización y ahí tenemos que entender también las nuevas formas que tiene hoy día el mundo de trabajo, mirando y observando que se ha constituido un sujeto precarizado desde el mundo del trabajo, que no tiene un relato y que no se siente representado por las organizaciones sindicales ya existentes y ahí tenemos que buscar cómo hacerlo. Ahí Nueva Democracia va poner el acento, como también poder construir alianzas políticas en la región y poder ir formando a las nuevas generaciones y los nuevos colores políticos para las disputas de los gobiernos locales, como también para las tareas que se vienen en la futura escena electoral. Para nosotros una influencia en el movimiento social de la mano principalmente del mundo del trabajo y también que esto vaya teniendo en ese proceso un rendimiento en la tarea de las luchas que se vienen en el plano electoral.

El 11 de marzo asume un nuevo gobierno ¿cómo se ve desde Nueva Democracia lo que pueda desarrollar este gobierno, especialmente desde el ámbito de los trabajadores, de las distintas conquistas sociales de los trabajadores? ¿Se pueden ver mas amenazadas que hoy, se mantienen o mejoran las condiciones de dificultad para las organizaciones de los trabajadores?

Primero decir que nosotros tenemos una opinión muy crítica de lo que hizo el gobierno de la Nueva Mayoría en el mundo del trabajo, creemos que la reforma fue una contra reforma que no contribuyo a fortalecer el rol de los trabajadores en la sociedad y lo que hizo fue matar lo poco que teníamos en la posibilidad de negociar colectivamente y de fortalecer los procesos de negociación colectiva.

Chile tiene un déficit en materia laboral y creo que el gobierno de derecha que viene hoy día… ¿cuál es la tarea del gobierno de derecha? Es poder situar nuevamente el modelo y la política de los acuerdos destinados a la restitución del neoliberalismo como el elemento ordenador de la economía, de la cultura, de las acciones políticas y por tanto ellos van a profundizar la situación de aniquilar lo poco que tenemos de fuerza en el movimiento sindical y eso requiere de una respuesta, ahora las respuestas no pueden venir de quienes hoy día hicieron abandono de sus deberes en función de proteger a los trabajadores, incluso con esta reforma de mala vida por parte del gobierno de la Nueva Mayoría y ahí tenemos que buscar actores que interlocuten, que efectivamente tengan fuerza y que impidan cualquier situación de arrebato o de impedir situación de desproteger a los trabajadores desde ese espacio. Nosotros hoy día sabemos quiénes son los ministros del trabajo, de minería, entonces esperamos interlocutar con ellos, pero para interlocutar con ellos necesitamos tener claramente que ellos van a tener que medir su accionar en función del rol que vamos a jugar los trabajadores en este proceso. Yo creo que, bueno de este gobierno no esperamos nada porque no es nuestro gobierno, tampoco el anterior era nuestro gobierno, lo que vamos hacer nosotros es la resistencia que harán los trabajadores, pero sobre todo es construir nuevas alianzas sindicales que permitan interlocutar con el gobierno, con el parlamento, sobre todo que tenga legitimidad y respaldo de los trabajadores.

Manteniéndonos siempre en el plano de los movimientos sociales, acá en la región ha habido críticas por parte del mundo de los dirigentes sindicales, también los dirigentes sociales al acuerdo del gobierno, en este caso de Corfo, con la empresa SQM en lo que es la explotación del litio, ¿cuál es la opinión que le genera este acuerdo?

Primero que este acuerdo desde el punto de vista nuestro, es inconstitucional desde la propia institucionalidad que hoy día tenemos, porque se salta las normativas que la propia constitución plantea sobre los recursos naturales y específicamente del litio y lo otro que es una acción, desde mi punto de vista, inmoral por parte del gobierno. Aquí pareciera que se desdibuja el rol que juega el gobierno, como la Presidenta Bachelet, como una respuesta errada cuando la mayoría de las organizaciones sindicales,  políticas, inclusos sectores parlamentarios planteaban que teníamos que ir a recuperar el litio en función del interés de las regiones, del interés del país, darle valor agregado y que este fuera explotado y desarrollado incluso por Codelco o una corporación del litio, que es un planteamiento que está en debate.

Yo creo que aquí se ha cometido un error, donde se ha cedido en función de interés que no tienen que ver con el interés del país ni de la nación, tienen que ver con el interés de las transnacionales, incluso pensando que estos mismos actores que se van del gobierno, mañana van a estar administrando estas empresas transnacionales y que son parte de un cartel y de una empresa corrupta que los financió y es una devuelta de mano. Entonces no entendemos esta acción inmoral por parte del gobierno y por parte de sus administradores.

Desde el gobierno han defendido mucho este acuerdo, diciendo que la región y el país ganaría recursos adicionales hacia las propias comunidades locales y por otra parte indican que se ha dejado fuera la figura de Julio Ponce Lerou ¿Le parece suficiente ese tipo de medidas?

Primero decir lo siguiente, que este es un acto inmoral y yo pongo como ejemplo Bolivia que ha hecho de los recursos naturales su primer forma de ingreso y de salir de la situación de pobreza en la que se encontraba décadas atrás, entonces yo creo que aquí lo que se ha hecho es un proceso de desnacionalización inaceptable y por eso yo  rechazo y rechazamos esta acción sobre todo porque cuando se hace tanto defensa del territorio y de nuestras fronteras, pero a la hora de la acción concreta esta es una acción que va en contra del interés del país y de la nación.

Y eso muestra que obedece a un solo patrón y que es el capital transnacional y yo lo doy por firmado que estos actores van a estar mañana en el Banco Mundial, en el fondo Monetario Internacional o dentro de esas industrias, porque en el fondo tienen que ver con sus trabajos y con sus propios intereses y ellos no están pensando ni en la región, porque lo que tendría la región de Antofagasta o donde se desarrolla, ha tenido solo migajas, no ha resuelto la situación ni de mejor empleo para los trabajadores de la región, ni ha traído desarrollo porque el desarrollo va de la mano de que se siga produciendo, abusando y explotando, no en función del interés de las personas ni de los que habitan estas comunidades, ni tampoco pensando en el bien ni en el interés del país. Y un gobierno, un Estado preocupado debe poner las cuestiones que son de materia estratégica para la región, no puede entregarlos a quienes sobre todo, a una empresa coludida con la corrupción y con el financiamiento ilegal de la política.

¿Cuál hubiera sido la medida que hubiera tomado un gobierno apoyado por el Frente Amplio? ¿Qué medidas se hubiera esperado tomar para esta negociación con SQM si es que se hubiera negociado con esta empresa?

Nosotros ya lo decíamos en un minuto, SQM nosotros la expropiaríamos porque está en falta y buscaríamos los mecanismos que a través del Estado en alianza con privados buscar la forma de cómo hacerse de la explotación del litio y que esta vaya de la mano en darle valor agregado a nuestros recursos naturales y eso es parte de definiciones nuestras de las líneas estratégicas que tiene que ver con las soberanía respecto al agua, que tiene que ver con los recursos naturales en general, hay posibilidades y podríamos encontrar los capitales que pudiesen financiar y alianzas, pero es un control que debe tener el Estado en estas materias, no es que uno se ponga estatista, sino que son cuestiones que tienen que ver con el interés de la nación y es ahí donde yo creo que se ha errado y por tanto debería ser esa lógica y senadores y diputados han planteado que se puede buscar constituir la corporación del litio o que Codelco pudiese administrar esto a través de una fórmula que tuviese una preocupación fundamental en su desarrollo, lo que no entendemos es porque se toma una decisión a última hora, con estas medidas de amarre a la dictadura, lo que hacen estos gobiernos para restituir el poder del capital neoliberal.

¿Qué mensaje puede entregar a los vecinos principalmente de Antofagasta?

En general la Región de Antofagasta, conociéndola bien, donde se extrae esta riqueza, a la gente de la provincia del alto del loa, que aquí lo que queda por hacer primero es organizarse, movilizarse en función del interés de la región y de la nación, esto debe ser una tarea de primer orden, no tan solo por ser esta situación, sino lo que está cursando a nivel de país y que creo que ahí también tenemos una responsabilidad política de interpelar a quienes están en los cargos de representación política ya sea parlamentarios, ya sea senadores y las autoridades políticas próximas, que aquí debe privilegiarse el interés de la región y del país y eso lo tenemos que hacer en función de poder ir coordinando y dialogando y creo que esto es una necesidad transversal para quienes habitan acá.  Mi principal llamado seria defender nuestros intereses y también buscar la mayor unidad posible tras este objetivo, no haciendo de esto una instrumentalización para el interés mezquino de grupos político pequeños, que finalmente sabemos cómo operan y que a la hora de legislar en este interés, hace cualquier cosa menos lo que se comprometen con las comunidades.