La cruzada de PDI y Conaf para combatir el tráfico ilegal de cactus en Antofagasta y Atacama

El objetivo de la actividad es revisar en terreno, los efectos que pueda tener la extracción ilegal de cactáceas que se detectó a inicios de este año y que han afectado, especialmente a las especies que son endémicas de esta zona.

Detectives de las Brigadas Investigadoras de Delitos Contra el Medio Ambiente y Patrimonio Cultural de la PDI Antofagasta y Copiapó, realizaron un operativo de fiscalización en conjunto con Conaf en el Parque Nacional Pan de Azúcar y Monumento Natural Paposo Norte.

El objetivo de esta actividad es revisar en terreno, los efectos que pueda tener la extracción ilegal de cactáceas que se detectó a inicios de este año y que han afectado, especialmente a las especies que son endémicas de esta zona, como la Copiapoa y otras que han sido objeto de tráfico hacia distintas partes del mundo.

La jornada, se inició a primera hora de la mañana, cuando los efectivos policiales y fiscalizadores de Conaf, llegaron hasta el Monumento natural de Paposo Norte, donde se revisó el estado de conservación de estas especies, que están listadas en el Apéndice II de la Convención CITES, que las transforma en especies protegidas dado a que son endémicas de esta zona.

Publicidad

Los detectives recorrieron tanto la Región de Atacama como Antofagasta, identificando las áreas más vulnerables y reuniendo la información necesaria para llevar a cabo un programa de protección que garantice la supervivencia de estas especies, que han sido mermadas por ser muy atractivas para el mercado informal de la decoración en Europa y Oriente.

Para el jefe de la Bidema, subprefecto Emilio Aguirre, se trata de una instancia que había sido acordada entre ambas instituciones y que busca dar respuestas a un fenómeno delictual que ha afectado a flora única en esta zona, que por su lejanía con los centros urbanos, se vuelve muy vulnerable a la extracción ilegal para su comercialización.