Festival de Antofagasta y la falta de visión estratégica del municipio

Bz8E4ETIMAE1dTV

La discusión por el festival de Antofagasta ha evidenciado una situación cotidiana de nuestra ciudad: una falta de visión estratégica sobre el tipo de ciudad que queremos crear.

Sin duda que es importante tener una fiesta digna para nuestra ciudad, una fiesta que nos permita reunirnos y compartir como miembros de una misma comunidad. Cierto también es que no es necesario traer la farándula de los grandes canales de televisión para lograr tal objetivo. Sin embargo –y dejando la farándula de lado- esta discusión debe llevarnos a reflexionar sobre lo fundamental del asunto en cuestión: no existe una visión de la Antofagasta que queremos.

Publicidad

El informe que nos entregó el señor Mauro Robles para convencernos sobre la factibilidad del puerto, como único espacio seguro, deja en evidencia la falta de espacios públicos para los antofagastinos y los grandes eventos que se merecen. No es posible que una ciudad que progresa y crece al ritmo de la nuestra, no haya sido capaz de advertir de la ausencia de espacios públicos de calidad para su gente. No es posible que una vez más sean los antofagastinos y antofagastinas quienes tengan que adecuarse a los intereses de las empresas.

Nos falta una visión a largo plazo de la ciudad, pero una visión que nazca de quienes vivimos en esta ciudad, de quienes sufrimos sus carencias y a cotidiano apreciamos menoscabo en nuestra calidad de vida. Necesitamos una visión que nazca de nosotros y no desde las empresas con sus grandilocuentes planes maestros diseñados en Santiago y que olvidan las singularidades de nuestra querida ciudad.

Por eso debo ser claro: Yo no puedo avalar la realización del festival en el puerto, no es un tema en contra del municipio. Es simplemente evidenciar que la ciudad está contaminada y el puerto aparece como su principal foco. No soy quien deba aprobar o rechazar su realización. Al conversar con el Director de Cultura le hice ver que el nuevo lugar del aniversario de la ciudad debieron preverlo en noviembre y no a pocas semanas del mismo evento. Se evidencia con esto una falta de planificación permanente. También le plantié que si ellos decidían continuar con dicho lugar, lo mínimo que esperábamos era que se diera a entender que Antofagasta necesita un espacio público propio, no dependiente de ninguna empresa y que sea de los ciudadanos. Lo mínimo que necesitamos es una ordenanza municipal que impida que se realicen actividades artísticas culturales en el lugar que nos contamina.

Hoy el concejo está dividido. Yo aplaudo la acción seria y responsable de los concejales Jaime Araya Guerrero, Doris Navarro , Andrea Merino, Dr. Antonio Cárdenas y Dr. Hugo Benitez en defensa de la ciudad y su gente.

Creo firmemente la discusión del lugar no debe desviarnos de los temas de fondo, tenemos una ciudad con graves carencias. Necesitamos por una vez crear una visión conjunta, un sueño que nos una y que nos lleve a resolver nuestros problemas. Nuestra idea es avanzar más allá de la demanda del movimiento de #estepolvotemata, nuestro propósito aportar en la creación de los espacios e instancias para que bochornos como los del festival no se repitan y juntos tengamos la ciudad que nos merecemos.

Festival de Antofagasta se realizará en el puerto a pesar de críticas por contaminación