El despreciable arte de ser un #FachoPobre

Facho_pobre_web

Hablar de facho y hablar de pobre dentro de un mismo párrafo para cualquier persona podría ser descabellado por decir lo menos, más aun si para quién teclea las palabras es una persona que, al igual que muchos chilenos nuevos (jóvenes), no posee una educación relacionada con la historia de nuestro país, y para que hablar de educación cívica.

Es más, pregúntele a un joven de doce años el significado de lo que acabo de mencionar y lo más probable es que no tenga respuesta alguna, o diga una bobada, lo que es clásico en la tierna pubertad. ¿Por qué invoco a la historia y a la educación cívica dentro del sistema pedagógico actual para asociar la comprensión de dos conceptos completamente opuestos, cómo lo son “facho” y “pobre”? Simple, no hace falta ser un master en lenguaje y saber todos los orígenes etimológicos de las palabras, sino que hace falta comprender el origen de la sociedad actual que pide a gritos saber; ¿En qué momento se desmoronó todo?

Publicidad

La sociedad actual está lleno de personajes irrisorios, por ejemplo: existen animalistas que dicen luchar por el derecho de los animales, pero el fin de semana se embullen flor de asado, con la más diversa gama de carne proveniente de todos aquellos seres que dicen proteger en sus estados de facebook, o cuando salen a manifestarse.

Otro ejemplo digno de mencionar son los “Pro Vida”, una nueva raza de personas que en su mayoría son personas con un pasar económico distinto al tuyo y al mío, sabes de lo que hablo; colegios particulares, grandes jeeps que se estacionan donde les da la gana, fin de semanas en Iquique (en avión), niñitas de pelito castaño y ojitos verdes, vistiendo a la moda, con botas top traídas de Italia, sujetando un lienzo en plaza Italia con la manoseada frase “El aborto es homicidio”.

Y así podemos estar todo el día dando ejemplos del cinismo que lleva a varios actores de nuestra sociedad a decir una “cosa” y en el ejercicio hacer “otra”, porque no me vas a decir que si la niñita que por primera vez toma y lienzo en una protesta, y a la vez tiene su primera experiencia sexual resultando embarazada de esta, ¿No pensaría si quiera en estropear su glorioso futuro por el ideal de “El aborto es homicidio”?

Dentro de toda esta gama de nuevos chilenos, nos encontramos con un personaje que ha llamado de sobre manera mi atención y este es el “Facho Pobre”.

¿Quién es el Facho Pobre?

El Facho Pobre o Facha Pobre (es hora que dejemos al patriarcado fuera), puede ser joven, cómo también, adulto. El Facho Pobre joven es un individuo que a sus veinte años ya tiene auto, en ocasiones puede ser un V16, o si la vida lo ha tratado mejor, de una marca más vistosa y cara. El Facho Pobre no se conforma con lo estándar del auto, sino que va más allá, dejándose llevar por la influencia de películas gringas de moda, “enchula” su auto con ruidosos sistemas de sonido y nos obliga a todos a escuchar su música, la que generalmente es reggaeton.

El Facho Pobre no lee. El Facho Pobre conoce el acontecer actual solo cuando hay involucrados asaltos bancarios que parecieran ser escenas sacadas del cine, el final del reality, o la muerte de un animador de tv.

El Facho Pobre vive con sus padres, aunque ya de su propia sangre tenga descendencia. No le interesa irse, porque el Facho Pobre joven no paga luz, agua, internet, ni comida. Vive cómodamente con su mujer e hijo(s), ¿para que armar un hogar nuevo cómo lo hicieron sus padres en su momento?

El Facho Pobre joven no tiene estudios, ni sueña con tenerlos, porque el Facho Pobre trabaja o trabajará en la minería, en donde la mano de obra barata y joven se paga muy bien, y en un par de meses podrá cambiar su V16 por una nueva maquina, pero no irse de la casa de sus padres.

El Facho Pobre al ganar un poco de dinero superior al de su entorno comienza actuar de manera extraña y muy parecida al Facho Pobre adulto, aquí es cuando comienza la transición.

El Facho Pobre adulto no tiene pelos en la lengua. Critica con regosijo todo lo que no le parece. El Facho Pobre sigue sin leer e informarse, pero si lee los encabezados, por ende, maneja un poco más de información que el Facho Pobre joven.

El Facho Pobre se olvidó de donde vino al momento en que su liquidación de sueldo sumó un cero. El Facho Pobre no está de acuerdo con una salida soberana al mar para Bolivia, porque según sus libros de la educación pública, esos que nunca leyó; los soldados chilenos derramaron sangre por su patria.

El Facho Pobre adulto critica y condena actos de corrupción en La Moneda, pero cuando puede cagarse a alguien con plata, se lo caga. El Facho Pobre adulto habitualmente invoca a Pinochet y a la dictadura cuando observa en su plasma de 50 pulgadas, en el living de su casa, a Amaro Gomez Pablos criminalizando a los ciudadanos que con valentía salen a la calle a pelear por sus derechos.

Cuando el Facho Pobre suma un cero adicional más a su liquidación de sueldo hay que tener cuidado, ya que entre más poder adquisitivo, mas peligrosos se vuelve para la sociedad. El Facho Pobre adulto tiene un celular de alta gama y no sabe enviar ni recibir un correo electrónico, digamos que no sabe porque no lo necesita, el usa WhatsApp para todo. El Facho Pobre baja del cerro con los pulmones llenos de material particulado directo al Mall a saciar su sed de tener lo mejor y lo más caro, porque el cree que es el mejor. No se conforma.

El Facho Pobre adulto aplaude la represión de carabineros ante una turba callejera, pero si le pasan un parte por estar mal estacionado, el mismo honorable carabinero se vuelve “El paco conchesumadre”.

El Facho Pobre adulto come en restoranes caros cuando llega fin de mes y si el garzón se demora en atenderlo es un elemento inservible para la sociedad.

El Facho Pobre joven o adulto es un individuo lleno de prepotencias a flor de piel y la más mínima provocación a su persona o algun miembro de su familia puede desencadenar una horrible escena de odio que puede llegar hasta los golpes.

El mismo Facho Pobre no tolera, dice que ya está “aburrido de que le toquen su propiedad”, no empatiza con diez mil estudiantes que, llenos de sueños de una mejor sociedad, se toman las calles de Chile, por una educacion de calidad y gratis para ellos, para ti, para mi, y lo peor de todo… para el Facho Pobre.

El Facho Pobre está entre nosotros y se ha instalado cómo cultura, algo parecido a los “Runners”, pero en sus pulmones no hay oxigeno, sino que mierda. En sus venas no corre sangre, sino que veneno y copetes caros. En su corazón no existe el amor, sino que el odio. En su alma no existe valentía, sino que cobardía.