Señor Director:

Son 86 millones de pesos los que pagará una Universidad pública a tres personas, además del ex concejal Jaime Araya y su esposa, Vicky Gutiérrez. Una tutela laboral por despido indirecto luego de sus supuestas funciones desarrolladas por no más de seis meses, en el Hospital Clínico, cuando este ni siquiera comenzaba a funcionar. Esto cuando hay trabajadores que pasan toda su vida en empresas o instituciones y no reciben ni un 10% de estas indemnizaciones.

“Llamativo” fue la palabra que usaron ustedes en el diario en su reportaje y se quedan cortos, fueron generosos y condescendientes al evitar usar las palabras CORRUPCIÓN, SINVERGÜENZURA, para referirse a lo que ha hecho un grupo de sujetos que convirtieron en una forma de vida el apitutarse en cargos públicos y luego hacerse despedir y demandar por sus mismos amigos que los apitutaron y con quienes comparten favores políticos, obteniendo jugosos pagos desde las arcas de instituciones públicas, que pagamos todos nosotros con nuestros impuestos, como es en este caso una Universidad.

Publicidad

La misma Universidad que cobra millones de pesos a los estudiantes y sus familias por estudiar, que los suspende y les impide acceder a sus materias si se atrasan en una cuota del arancel o si quedan debiendo un libro a la biblioteca, pero que se encoge de hombros y llega a un avenimiento para dilapidar recursos en pagarle millones de pesos que vienen del bolsillo de padres y madres esforzadas; a un clan político que ha convertido el chupar billetes desde el Estado su forma de subsistencia, quien sabe si también para financiar con estos “bonos” sus repetidas campañas políticas.

Ojalá estos indemnizados, más allá del avenimiento al que hayan llegado, tuvieran la decencia de rechazar estas platas y tengan un mínimo de pudor cuando quieran depositar en sus bolsillos estos millones que vienen del esfuerzo y el sudor de estudiantes, mamás, papás, que con sacrificio pagan los estudios de sus hijos.

¿Dónde están las autoridades fiscalizando y oficiando a la Contraloría, denunciando ante la Justicia este saqueo a las familias trabajadoras, a una Universidad pública y empañando un proyecto necesario como es el Hospital Clínico?

Lector Democrático

Puedes escribirnos tus textos y cartas al director al correo contacto@diarioantofagasta.cl.