El desembarco municipal del Plan 9

Nos encontramos con la sorpresa que el alcalde en el primer concejo ordinario pide que le “creen” un cargo a honorarios a la medida para un amigo. Como su amigo no puede ser Director de Secoplan porque no reúne los requisitos legales, le inventaron un cargo. Sólo 3 concejales no aprobaron la propuesta, con buenas razones. En síntesis, hoy tenemos a los contratados por Ignacio Pozo, los contratados por Wilson Díaz y los que vengan del actual alcalde. Ya tenemos a uno.

La ley de procedimiento administrativo establece que los días sábados se consideran como inhábiles. Por eso esperamos que transcurrieran íntegramente los 9 días hábiles para escribir esta columna. Ese plazo expiró el día viernes recién pasado.

El año 2016, nuestro actual alcalde fue electo concejal. A los 3 meses (febrero 2017), viajó a “capacitarse” a Puerto Varas. Cuando fue criticado por el viaje, dijo a sus detractores que les picaba el hoyito, y que era concejal gracias al cariño de la gente, y no por lamer partes íntimas de otros.

Hoy debe conducir los destinos de la comuna. Ganó legítimamente con un programa que denominó como Plan 9 (en referencia a su programa de TV). “…Tengo el “Plan 9”. Nueve días, nueve semanas y nueve meses…” nos dijo en una entrevista publicada en un medio escrito el 20 de mayo recién pasado. Al asumir señaló que “La Municipalidad y las Corporaciones dejarán de ser cajas pagadoras de favores…”. Luego en una entrevista dada el día 30 de junio en un medio electrónico local, reforzó su plan.

Publicidad

Quizás por la cada vez menor influencia de medios tradicionales escritos y la poca cobertura del medio que realizó la entrevista aludida, nadie a la fecha le haya comenzado a pedir cuenta de lo prometido a la ciudad, habiendo vencido el primero de los plazos señalados.

Estar del lado de la “demanda” siempre resulta más fácil y cómodo. Hoy le toca estar en el Gobierno, y los plazos se los autoimpuso voluntariamente. Veamos.

Aseguró que limpiaría la Municipalidad y las Corporaciones, hasta dio cifras de despidos, fue convocado a un concejo extraordinario por el temor de desvinculaciones. Los cargos de exclusiva confianza son los únicos que han sido sustituidos de lo que se ha tenido noticia, tanto en la Municipalidad, como en la CMDS. Nos prometió que “…La municipalidad tiene que circular, hay que habilitar un número único donde pueden contactarse con nosotros. Ya basta de camionetas estacionadas, directores sentados en la oficina y gente floja.”. Pues bien, las camionetas siguen estacionadas. Sería bueno saber si los directores siguen sentados en sus oficinas y si la gente “floja” -como él la denominó- sigue prestando servicios. En el concejo extraordinario, detalló que las contrataciones de sus dos antecesores, significaban una carga económica para la Municipalidad de aprox. 60 millones de pesos mensuales.

Pero luego, nos encontramos con la sorpresa que el alcalde en el primer concejo ordinario pide que le “creen” un cargo a honorarios a la medida para un amigo. Como su amigo no puede ser Director de Secoplan porque no reúne los requisitos legales, le inventaron un cargo. Sólo 3 concejales no aprobaron la propuesta, con buenas razones. La explicación del resto “un gesto de buena fe”. El punto es que el “gesto” lo pagamos todos los contribuyentes, no los concejales que alzan la mano para aprobar.

En síntesis, hoy tenemos a los contratados por Ignacio Pozo, los contratados por Wilson Díaz y los que vengan del actual alcalde. Ya tenemos a uno.

También nos prometió despejar el centro de la ciudad del comercio ambulante. Dijo que era un tema prioritario. “…lo que no quiero es el vendedor que llega e instala un toldo de tres metros y que la gente no pueda pasar. Hay personas que se ponen en carros de supermercados a vender anticuchos, arepas y luego tiran el aceite al piso. ¿Por qué pasa esto? porque las camionetas de seguridad están estacionadas atrás del municipio. Yo quiero instalar motos que puedan patrullar.”. Todo quien se desplace como peatón por el centro de la ciudad, y especialmente por calle Maipú tendrá problemas de desplazamiento. La Cámara de Comercio de Antofagasta ha reclamado –con justa razón- respecto de este grave asunto sin resolver por parte de la Municipalidad.

Generar expectativas en la ciudadanía para lograr la adhesión en las urnas se ha vuelto una forma de fraude electoral muy rentable y eficaz. Ofertones en época de campaña, y luego, cuando se llega al Gobierno, explicaciones alambricadas para no cumplir las promesas.

El actual alcalde prometió a los profesores pagar la deuda histórica (entrevista 30 marzo 2021), patrullar 24 horas, usar drones de vigilancia, instalar reales áreas verdes en el sector Norte de la ciudad, un parque acuático en el Parque Juan López, etc.

Las 9 semanas se cumplen a fines de agosto. Los 9 meses en marzo de 2022. Iluminar una de las grúas no basta, la época del pan y circo ya no va más.

Tampoco hay margen para alegar desconocimiento, pues nuestro alcalde, con cargo al erario municipal se fue a “capacitar” a Puerto Varas en febrero de 2017 (y quizás a otros lugares más), y tiene el acervo y experiencia de su rol como “superconcejal”. Capacitación más experiencia lo convierten en experto.

Espero que no le pique el hoyito cuando en septiembre de este año, y en abril del próximo veamos cómo va su Plan 9, pues sus plazos autoimpuestos se habrán cumplido. Hasta ahora, el panorama no se ve auspicioso.

Las opiniones vertidas en este espacio no representan necesariamente el pensamiento de El Diario de Antofagasta, su empresa propietaria ni su equipo de profesionales.
Puedes escribirnos tus textos y cartas al director al correo contacto@diarioantofagasta.cl.