canal13

“Poner el tema en la mesa es nuestra misión, las conclusiones son de las audiencias”. De esta manera Canal 13 salió a responder a los duros cuestionamientos en las redes por un reportaje emitido este domingo por Teletrece que planteaba la interrogante entorno al “adoctrinamiento en el Liceo 1”, producto de fotografías, vídeos y testimonios con los cuales el noticiero incluso esbozó vínculos entre las estudiantes y el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR).

Sin embargo, la realidad era que se trataba de una personificación, las estudiantes estaban disfrazadas en el marco de un trabajo en clases. Ante ello el canal emitió un comunicado de prensa explicando que tales imágenes que exhibió de manera completamente descontextualizadas, fueron proporcionadas por fuentes que además realizaron juicios de valor en torno al supuesto adoctrinamiento de las estudiantes, que el canal reprodujo.

Publicidad

Queda preguntarse entonces, ¿Y si para Halloween las niñas deciden usar disfraces de zombies, fantasmas u otros elementos de terror y estas mismas “fuentes” sacan fotos y las envían al canal diciendo que son brujas, hechiceras, integrantes de una secta satánica o asesinas seriales, Teletrece lo va a colocar tal cual en el noticiero sin chequear la información? ¿”Hechicería en el liceo 1″ sería el próximo titular falso que vean millones de chilenos en televisión? ¿Acaso contrastar la información no es lo primero que se imparte en cualquier Universidad para la cátedra de Periodismo Informativo 1?

Este caso, recuerda mucho lo sucedido en 1987, cuando una “fake news” de El Mercurio en su portada acusó a dos jóvenes de protagonizar disturbios en el Parque O’Higgins en el marco de la visita de Juan Pablo Segundo. Luego de esta información falsa Iván Barra y Jorge Jaña fueron detenidos ilegalmente y torturados por la dictadura.

Luego de demostrar su inocencia, los afectados se querellaron por injurias y calumnias en contra de Agustín Edwards, propietario del mencionado diario, lo que tuvo como desenlace que el periodista fuera declarado reo, además de comprobarse que mantenía contacto directo con la CNI. También fue expulsado del Colegio de Periodistas.

Este nuevo caso de “fake news” tiene algunos elementos en común, por cuanto hablamos de menores de edad a quienes se les expone públicamente y se les acusa de formar parte de “grupos radicales”, colocándolas en peligro por cuanto se les somete al escarnio público e incluso algunos sectores hacen eco de la información falsa para promover políticas como “Aula Segura”.

Queda demostrado una vez más que el fenómeno de las noticias falsas no surgió con internet, su origen es tan antiguo como los medios de comunicación en todos sus formatos y se expresa en la actualidad cuando se realiza un trabajo periodístico deficiente o derechamente inexistente, así como también cuando el producto informativo se ve sometido a sesgos ideológicos, comerciales o conflictos de interés ya sea de manera deliberada o no, por parte del medio de comunicación o los periodistas. Asimismo una vez más -a contrapelo de lo que indican los opositores al avance tecnológico en las comunicaciones- fueron las redes sociales e internet las que permitieron que se masificara el desmentido de la información de Teletrece y de esta forma creciera la presión sobre el canal, para que este entregara sus excusas.

No obstante en este caso las excusas agravan la falta, porque no se reconoce en ellas errores o intencionalidades en la entrega de la información por parte del canal o del periodista autor de la nota, sino más bien se explica y reafirma su contenido, en circunstancias que la ley 19.733 sobre “libertades de opinión e información y ejercicio del periodismo” indica en su artículo 16º que “toda persona natural o jurídica ofendida o injustamente aludida por algún medio de comunicación social, tiene derecho a que su aclaración o rectificación sea gratuitamente difundida“, añadiendo además en su artículo 18º que “en el caso de servicios de radiodifusión sonora o televisiva de libre recepción o servicios limitados de televisión, la aclaración o la rectificación deberá difundirse en el mismo horario y con características similares a la transmisión que la haya motivado“. Sería lo esperable por parte de Canal 13 para las menores de edad injustamente aludidas.