Niñas abusadas: Fortuna en Yemen, desventura en Chile

aborto-en-chile-660x330La historia de la pequeña y valiente Nada Al-Ahdal (11 años) que huyó de su casa porque ella prefería morir antes que ser obligada a contraer matrimonio, pone en perspectiva el caso de la chilena Belén (11 años), violada por su padrastro, embarazada e impedida de acceder a un aborto legal. A diferencia del caso chileno, la pequeña yemení habla de modo elocuente sobre su terrible experiencia. A ojos chilenos, tan proclives a ver la paja en el ojo ajeno sin ver la viga en el propio, la historia de Nada ayuda a poner en perspectiva el debate sobre la protección de la infancia.

Para asombro de la opinión pública occidental, y a pesar que los médicos chilenos explicaron que Belén no está preparada física y psicológicamente para ser madre, el presidente de Chile, Sebastián Piñera asombró a todos al expresar que los dichos de Belén “demostraban una profundidad y una madurez cuando dijo que a pesar del dolor que el hombre que la violó le había causado ella iba a querer y cuidar a su guagüita (…) la felicitó por su madurez”.

Con su declaración el primer mandatario puso sello estatal al destino que le espera a una niña violentada en sus derechos en Chile. No fue el único, una seguidilla de desafortunadas frases pronunciadas por otras autoridades escoltaron la noticia. Ironías del destino, casi al mismo tiempo un viral de internet ponía rostro a otra niña que recorría el camino inverso, Nada al-Ahdal.

Publicidad

La niña yemení se oponía en casarse contra su voluntad y escapó de sus padres para evitar la boda. Su denuncia, su nombre y su rostro al ser grabados y publicados en internet obtuvo más de un millón de vistas sólo las primeras 24 horas. La viralidad global desbarató cualquier posibilidad de acomodo con la familia del novio. Cosas del “honor”, su exposición la hizo libre pues el novio ha perdido todo interés en ella.

Con una personalidad que impresiona, en el video la joven Nada explica por qué se trata de un error, y porque debería estar jugando en vez de huyendo de un matrimonio forzado. Más aún se da tiempo para reflexionar sobre su excepcional situación y las posibilidades de otras niñas con menos recursos.

Nada Al-Ahdal
Nada Al-Ahdal

Dice Nada: “Me las arreglé para resolver mi problema, pero algunas niñas inocentes no pueden resolver los suyos, y podrían morir, suicidarse, o hacer lo que les venga en mente. Son sólo niñas. ¿Qué saben ellos? Ellas no tienen tiempo para estudiar, ni nada. No es culpa nuestra. No soy la única.

A diferencia de la chilena Belén cuya opinión ha sido tapada por los “veredictos” de las autoridades del gobierno, La niña de ojos vivaces relata con claridad como ha sido testigo de las consecuencias de otros matrimonios arreglados. Describe con energía como su tía de 13 años fue casada con un hombre que la golpeaba con cadenas. Ese matrimonio duró apenas un año, pues se roció a sí misma gasolina, se prendió fuego y murió.

La niña afortunadamente encontró amparo con su tío, Abdel Salam al-Ahdal, un joven vinculado a los medios yemeníes. Nada es una de los ocho hijos de un matrimonio empobrecido. Al parecer su tío la había adoptado cuando tenía tres años, pero ella retornó a su hogar al cumplir 10 años. En ese momento la madre de Nada intentó arreglar un matrimonio para ella.

“Cuando me enteré de quien  era el novio, me entró el pánico”, declaró si tío Abdel a las autoridades yemeníes. “Nada siquiera tenía 11 años de edad, ella tenía exactamente 10 años y 3 meses. No podía permitir que se casara y su futuro fuese destruido (…) Yo hice todo lo posible para evitar el matrimonio. Llamé al novio y le expliqué que Nada no era buena para él. Le dije que ella no usaba el velo y me preguntó si las cosas iban a seguir siendo así. Yo respondí que sí, y que estaba de acuerdo porque ella lo eligió así. También le dije que [ a Nada] le gustaba cantar y le pregunté si aún se interesaba en mantener el compromiso con ella”.

Abdel Salam, el tío de Nada se ha preocupado por ella durante años. Permitió que fuese a la escuela, aprendiese inglés y viajar fuera del Yemen. Al-Ahdal es una talentosa cantante que canta en shows, y para su desgracia, su temprana fama fue la motivación de hombre que deseaba casarse con ella, pero Abdel Salam al-Ahdal logró reunirse con la sobrina fugada y la llevó al Ministerio del Interior yemení para explicar lo que había ocurrido. El hombre yemení que actualmente vive en Arabia Saudita no le importaba que Nada sólo tuviese 11, al parecer tampoco a sus padres, ya que el hombre trabajaba en el extranjero y es rico. La intervención de las autoridades y el destape del caso han frustrado el acuerdo.

Ver el video donde ella se explaya, impresiona. Escuchar sus propias palabras permite asomarse a una brillante mente individual. De locuacidad envidiable Nada tiene todo el potencial del mundo para ser alguien importante. Esa fue también la conclusión de su tío impulsándolo a intervenir. ¿Si Nada se hubiese casado y mudado al interior de un hogar en Arabia Saudita, probablemente su genio se habría perdido. Ahora tiene una oportunidad, no sólo para ella sino para las mujeres del Yemen y de Chile.

Fuentes

El video alojado en la fuente original: http://www.memritv.org/clip/en/3919.htm

Transcripción del video: http://www.memritv.org/clip_transcript/en/3919.htm

 

Por Jorge Zeballos Stepankowsky.