La falsa erradicación de campamentos en Antofagasta

Corría mayo del año 2012 y Felipe Kast junto al entonces Intendente de Antofagasta, Pablo Toloza, anunciaba que para el año 2013 esperaban erradicar los campamentos en la región y el 2014 en todo el país. Sin embargo, a más de un año de aquella promesa y a poco de finalizar los plazos, un catastro realizado por la Fundación Techo, reveló que la realidad es muy diferente y en realidad el número de familias sin vivienda está aumentando.

Las dos caras de Antofagasta
Las dos caras de Antofagasta

Un preocupante aumento en el número de familias que viven en campamentos en la región de Antofagasta, reflejó el último catastro de campamentos realizado por Fundación Techo, que contradice las cifras presentadas por el gobierno.

De acuerdo al estudio, si bien en la región se mantiene el número de 28 campamentos, son 1.146  las familias que habitan en condiciones de extrema pobreza, lo que implica un incremento de alrededor de 100 familias respecto a lo catastrado por el Minvu el año 2011.

El Director Regional de “Techo”, Nicolás Salinas, indicó que estas cifras vienen a recordar la falta de avances en esta materia  y lamentó que desde el ejecutivo se intente dar a conocer una falsa sensación de erradicación de los campamentos.

Publicidad

“Estamos preocupados respecto a la falta de soluciones para estas familias, así como también de las medidas que se están adoptando, como es el caso de desalojo de los campamentos. Yo creo que esa no es la solución”, expresó el profesional.

Desigualdad

Estas cifras contrastan con la imagen de desarrollo y crecimiento económico que las autoridades exhiben a la hora de referirse a las diferentes comunas que componen la región de Antofagasta y las estadísticas presentadas el mes de Octubre por el gobierno, que indicaban un supuesto cierre de 106 campamentos a nivel nacional.

Antofagasta goza del boom económico que proporciona la actividad minera e incluso algunos la han denominado “la nueva Dubai”, sin embargo la gran brecha social resulta evidente, tal como lo ejemplifica Hugo Rodríguez, Dirigente del Campamento Irene Frei, ubicado en el sector centro alto de La Perla del Norte.

“El Minvu se comprometió a solucionar este problema a las familias más necesitadas, pero no lo hizo. Al contrario, justamente en estos días son tres las familias que llegarán a instalarse al campamento, por no contar con otro lugar donde vivir”, indicó.

El dirigente, denunció además intereses electorales por parte de diferentes autoridades políticas que de vez en cuando visitan las precarias viviendas donde habitan estas familias, que en algunos casos llevan más de una década con la esperanza de contar con casa propia, un sueño que parece ir desvaneciéndose a la par que se disparan los precios de las viviendas y departamentos en la capital regional, que en algunos casos superan incluso los 200 millones de pesos.