Zona de sacrificio: Estos son los puntos más contaminados de Antofagasta

Informe del ISP confirma que las concentraciones de metales pesados en el aire de Antofagasta son incluso más altas que las que obligaron a cerrar la Escuela La Greda en la comuna de Puchuncaví y muy superiores a normas internacionales. Miembros del movimiento #EstePolvoTemata presentaron una denuncia a la PDI, a la vez que convocaron a una nueva jornada de protesta.

contaminacion

Una denuncia ante la Brigada de Delitos Medioambientales de la Policía de Investigaciones (PDI) interpusieron este miércoles integrantes del movimiento #Estepolvotemata Ricardo Díaz, Daniela Barrios y el concejal Jaime Araya Guerrero (Ind) en contra de quienes resulten responsables de las graves cifras de contaminación en Antofagasta.

Publicidad

Esto último en respuesta a los alarmantes resultados del informe del Instituto de Salud Pública (ISP) que analizó los metales pesados suspendidos en el aire de Antofagasta. El estudio, determinó que la cantidad de arsénico y plomo, entre otras decenas de metales que respiran los habitantes de la capital regional, superan con creces las normas internacionales.

Asimismo, se pudo comprobar que  la concentración de metales se vuelve aun mayor en la zona aledaña al Puerto de Antofagasta, confirmando de este modo las sospechas que se ciernen en torno al transporte de concentrado de cobre por parte de las empresas mineras y su almacenamiento en los galpones ubicados al interior de las instalaciones portuarias.

“A  modo  solamente  ejemplar,  en  la  comuna  de  Puchuncavi, Escuela La Greda se encontró presencia de 543 mg/kg de  cobre,  en  Antofagasta  calle  Uribe  esquina  Balmaceda,  Edificios Residenciales  hay  7382  mg/kg  de  cobre,  aún  cuando  no  existe norma  chilena,  en  promedio  la  norma  internacional  permite  75 mg/kg”, indica en uno de sus párrafos la denuncia, dando cuenta que la concentración de este metal en el aire supera casi 100 veces lo permitido internacionalmente.

Una situación que además se produce en la región que posee mayores índices de muertes por cáncer en el país, atribuibles precisamente a la contaminación, según lo expresado por el Colegio Médico y el panel de expertos que participó este lunes en el programa “Encuentro Regional” de Antofagasta Televisión,  el toxicólogo Andrei Tchernitchin, el Dr. en Química Domingo Román, el Dr. en Biología Carlos Guerra.

En la instancia incluso se recomendó a la población utilizar mascarillas, debido a que la presencia de estos elementos en el aire que respiran los habitantes de la capital regional provoca mortíferas consecuencias que serían motivo de emergencia ambiental e intervención inmediata de las autoridades en cualquier país desarrollado del mundo.

IMG-20141119-WA0002 (1)

Marcha

Una de las situaciones que mayor indignación ha ocasionado en la comunidad, es la falta de medidas por parte de los diferentes gobiernos para poner freno a estas situaciones que atentan contra la vida de los habitantes de la región. Ello, considerando que filtrar los resultados de un informe de cáncer le costó el puesto a un ex Seremi de Salud durante el Gobierno de Sebastián Piñera, mientras que los resultados del informe de metales pesados se conocieron en el mes de junio, sin embargo salieron a la luz pública recién este miércoles, solamente porque los miembros del movimiento #Estepolvotemata lo solicitaron mediante ley de transparencia.

“Queremos que las autoridades actúen de la misma forma que si esto ocurriera en Vitacura o Las Condes y si el infractor fuera una pequeña o mediana empresa, una panadería o una pescadería. En esos casos se actúa con firmeza, decisión y rapidez, aquí llevan mucho tiempo pensando”, indico al respecto el concejal Jaime Araya.

Asimismo, durante este domingo se realizará una nueva marcha contra la contaminación, que se espera sea aun más masiva que las anteriores, considerando que la grave contaminación que provocan las empresas mineras, el ferrocarril del grupo Luksic y los puertos que acopian y embarcan estos minerales, efectivamente están acabando con la vida de los habitantes de la ciudad. Una realidad que ya no obedece a acusaciones y un sentir ciudadano, sino que a un hecho científico comprobado.