Trabajadores contratistas intensifican protestas y paralizan Chuquicamata

Más de 4 mil trabajadores marchan en Calama exigiendo un nuevo acuerdo marco, mientras que este martes bloquearon distintos puntos de Calama e impidieron el acceso de los buses a Chuquicamata. 

1514991_10206863746859623_1498918194961504126_n (1)
Trabajadores marchando rumbo a Chuquicamata. Manuel Navarro vía Facebook.

Si lo que buscaba el gobierno utilizando la represión policial en contra de los trabajadores contratistas era detener las protestas, la práctica demostró una vez más que esa estrategia está destinada al fracaso e implica apagar el fuego con bencina.

Es así como se intensifican en Calama las protestas de los trabajadores contratistas de Chuquicamata, Ministro Hales, Radomiro Tomic y Gabriela Mistral, exigiendo un nuevo Acuerdo Marco que entregue mejores condiciones laborales para los trabajadores.

Publicidad

Más de cuatro mil trabajadores participaron en una multitudinaria marcha desde Calama hasta Chuquimata y la División Ministro Hales, expresando su descontento con la forma en que tanto el Ministerio del Interior como el directorio de Codelco han manejado este conflicto, acusando falta de diálogo.

La manifestación en todo momento es custodiada por un fuerte contingente de fuerzas especiales, registrándose hasta el momento un trabajador herido según indicó el dirigente sindical y concejal de Calama, José Mardones.

BLOQUEOS

Asimismo, durante este martes los trabajadores realizaron diferentes bloqueos de carreteras y accesos a Chuquicamata, debiendo ser derivados los buses que llevaban trabajadores hasta el estacionamiento de la cuprífera, según reconoció el  presidente ejecutivo de la estatal Codelco, Nelson Pizarro.

“En el día de hoy hemos tenido dificultades para hacer los cambios de turno en Chuquicamata. De hecho, hace una hora atrás el proceso productivo de Chuquicamata está paralizado”, dijo el cuestionado ejecutivo.

Asimismo, agregó que “Tenemos esperanzas de retomar las operaciones a la brevedad, pero eso va a depender de que podamos ingresar a las puertas de acceso”, dijo, haciendo un llamado implícito al uso de la fuerza para romper las movilizaciones de los trabajadores, que se mantienen firmes.