Tres adolescentes de Calama condenados por robo y secuestro

19_03_20015antofagasta

La Fiscal de Calama, Priscilla Gunaris,  obtuvo una sentencia de condena en contra de  J.I.T.E., de 16 años, L.A.O.A., de 18 y A. D.O.R., de 17, a quienes el Tribunal de Juicio Oral de Calama, encontró culpables de un delito de robo con violencia e intimidación y un delito de secuestro y en el caso de, L.A.O.A, de un segundo delito de robo con violencia e intimidación

J.I.T.E.,fue sancionado a cumplir una condena de 3 años y un día de libertad asistida especial con programa de reinserción social, mientras que L.A.O.A, y A.D.O.R, fueron condenados cada uno a cumplir una pena de 4 años de internación en régimen cerrado con programa de reinserción social.

Publicidad

Además a L.A.O.A., se le condenó a una pena mixta de 2 años de internación en régimen cerrado con programa de reinserción social y un año y un día de libertad asistida especial con programa de reinserción social por el delito de robo con violencia e intimidación perpetrado en contra de un transeúnte.

Por el delito de secuestro se aplicó a los tres imputados una pena de 541 días de libertad asistida especial, con programa de reinserción social.

Los hechos por los que presentó acusación la Fiscalía de Calama, dan cuenta que el día 18 de abril del presente año, cerca de las 7 de la mañana, la víctima salió a trabajar su taxi Hyundai de color azul. Cerca de las 22 horas, transitaba por calle Vargas, de Oriente a Poniente, al llegar al pasaje 23 de marzo el imputado A.D.O.R, le hace una seña para detenerse y le ordena una carrera, indicándole al conductor que esperará a unos amigos.

En estos momentos se suben al radiotaxi 4 personas, más entre ellos los otros dos acusados y le exigen que los lleve a la intersección de las calles Tocopilla y Rupanco. Allí, siempre apuntándolo con el arma de fuego lo obligan a bajar del vehículo y le exigen que entregue el celular, al tiempo que lo obligan a entrar al maletero del vehículo. Los imputados se desplazan a gran velocidad por distintas partes de Calama, escuchando la víctima en el trayecto que los delincuentes piensan asaltar una gasolinera.

En un momento dado paran el vehículo, abren el maletero, insultan al conductor y le sustraen las zapatillas, al tiempo que le queman una mano con un cigarrillo. Lo ingresan nuevamente al maletero ya cerca de las 04:30 horas y siguen circulando por distintas partes de la capital loina.

MÁS ROBOS

Durante el trayecto el conductor siente que asaltan a distintas personas, pero no puede especificar en qué lugar. En un momento dado paran de nuevo el vehículo y los asaltantes bajan del mismo. La víctima logra abrir el maletero desde el interior, instantes en que sonó la alarma, por lo que la víctima huye del lugar a solicitar auxilio, encontrando en las cercanías una patrulla de Carabineros que lo auxilia.

Junto a la policía el conductor vuelve a su auto, advirtiendo que no están las llaves, encontrando en el interior un cuchillo carnicero que no era de su propiedad y al mismo tiempo informa a Carabineros la falta de varias especies que estaban en el auto y la suma de 67 mil pesos.

Luego hicieron un recorrido por el sector, logrando identificar a tres jóvenes de los que acaban de mantenerlo en el maletero del auto y que le sustrajeron las especies.

Paralelamente Carabineros recibe una denuncia de otro transeúnte que fue asaltado por los 4 jóvenes del auto Hyundai azul.

COARTADA

Los jóvenes declararon en el juicio indicando que le quitaron el auto para carretear y que el conductor también compartió con ellos.

Esta versión fue desmentida de forma categórica por la víctima que declaró que siempre fue intimidado y que solo le permitieron en un descampado ir a orinar, pero que siempre lo estaban amenazando y que llegaron a quemarla la palma de la mano con un cigarrillo.

Dice que además intentaron obligarlo a aspirar un polvo blanco a lo cual se rehuso.

El Tribunal después de escuchar y valorar la prueba fiscal dio por acreditados tanto los delitos por los que acusó la fiscal Gunaris, como la participación que en los mismos, correspondió a los acusados.