Corte de calles por desfile desata colapso vial en el centro de Antofagasta

Fotografía: Luis Echeverría vía Twitter.

Más de 20 minutos de espera, tacos kilométricos y retrasos al por mayor, fueron algunas de las consecuencias que sufrieron los vecinos de Antofagasta, producto de los cortes de calles realizados para favorecer la realización del tradicional desfile cívico militar del 21 de mayo.

Durante horas de la mañana, todos aquellas personas que quisieron trasladarse por la Costanera, estuvieron impedidos de hacerlo, viéndose obligados a avanzar por vías alternativas, como las avenidas O’Higgins y Carrera, que se vieron completamente colapsadas, especialmente en la intersección con Matta, en el sector Parque Brasil.

“No tengo nada contra estas actividades, pero deberían hacerlas en un lugar específico donde no se entorpezca el tránsito”, reclamó airada una conductora antofagastina, quien acusó llevar al menos 15 minutos de retraso para acceder a su lugar de trabajo producto de la conmemoración bélica.

Publicidad

Sin atención médica

Las situaciones más graves las vivieron quienes buscaban dirigirse hasta la Clínica Antofagasta o las decenas de consultas médicas aledañas al edificio “El Obelisco”, ya que ante los cortes de calles en Avenida Grecia y Coquimbo, resultaba imposible acceder en forma rápida hasta los mencionados recintos médicos, lo que generó el enojo y los reclamos de antofagastinos que producto de los atochamientos, no alcanzaron a llegar a tiempo a las consultas médicas, quedando en algunos casos sin atención.

“El colectivo estuvo como 20 minutos detenido, al final me bajé y me fuí caminando, llegué donde el médico tarde, pero me dijeron que ya no me podía atender y que viniera mañana. ¿Las autoridades me van a devolver el tiempo perdido y haber quedado sin atención con dolor de muelas?”, reclamó Andrea Rivas, madre antofagastina que se dirigía a una consulta con el odontólogo pero que producto de los retrasos ante el colapso vial en las calles céntricas.

No obstante la situación de caos vivida en la zona afectada de la capital regional, que también pudo generar situaciones de peligro considerando que un vehículo de emergencia no podría circular en las calles colapsadas, no se informó de accidentes ni heridos producto de la desesperación de los conductores por avanzar más rápido para realizar sus trámites o regresar a sus hogares, destacándose por parte del Intendente Pablo Toloza que la actividad se desarrolló de manera “normal, como todos los años”; omitiéndose en esta oportunidad la mención al derecho a transitar libremente, tan utilizado cuando los cortes de calles obedecen a manifestaciones sociales.