Impacto por robo de osamentas de Detenidos Desaparecidos en Calama

Las víctimas de la Caravana de la Muerte fueron supultadas en noviembre del 2011 al interior del Cementerio Municipal de Calama.

Antisociales realizaron destrozos en histórico memorial que recuerda  a las víctimas de la dictadura militar, para sustraer restos de  detenidos desaparecidos que habían sido sepultados hace pocos meses.

Conmoción causa en la ciudad de  Calama, y en especial entre los familiares de los Detenidos Desaparecidos y ejecutados políticos de la capital loína, el atentado en contra del memorial de los detenidos desaparecidos donde y robo de las osamentas de algunas de las víctimas de la “Caravana de la muerte”; que habían sido sepultados en noviembre del año recién pasado al interior del Cementerio Municipal.

La profanación de las tumbas, descubierta este sábado, se realizó además con violencia desmedida, ya que para cumplir su cometido los delincuentes rompieron ataúdes, y generaron destrozos en la totalidad del memorial.

Hasta el lugar llegó el fiscal de turno y personal de Carabineros para iniciar la correspondiente investigación. Además estuvo presente la Presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos y Detenidos Desaparecidos de Calama, Violeta Berríos.

Publicidad

Acto Cobarde

Las reacciones ante este acontecimiento han sido criticadas por personales naturales, juridicas, y diversas organizaciones sociales de destaca la Asamblea Juvenil y Estudiantil de Calama (AJEC), quienes calificaron este acto como “cobarde y criminal”.

 “Nosotros los jóvenes Calameños repudiamos este cobarde acto; promovido por un odio irracional, cobarde, y discriminatorio. Es increíble pensar que en este año personas sigan generando odio ya  que lo único que hacen es dividir más a este pueblo que necesita unidad. Asimismo al condenar esta cobardía; queremos entregar nuestro apoyo y fuerza a la Agrupación de Detenidos Desaparecidos quienes con mucha fuerza y valentía estuvieron caminando por el desierto buscando los restos de sus seres queridos” señaló la agrupación estudiantil, a la vez que exigieron justicia.

Cabe mencionar que la Violación de Sepulcros o Sepulturas está penado, y así está señalado en el Código Penal Artículo 321, ya que el que incurre en este delito por cualquier acto que tienda directamente a faltar el respeto debido a la memoria de los muertos  sufrirá penas de reclusion menor en su grado medio y multa de seis a diez unidades tributarias mensuales.

Por su parte los individuos además cometieron una Exhumación ilegal, tal cual menciona el Artículo 322 del mismo código,  ya que el que exhuma o traslada restos humanos, sufrirá las penas de reclusión menor en su grado mínimo y multa de seis a diez unidades tributarias mensuales.

A éstas debe agregársele las penas según los elementos y sus agravantes, como robo mal intencionado, entra otras, además de investigar quienes fueron los responsables  y cual fue la verdadera  intención que los motivó a realizar este acontecimiento que carece de toda lógica para una convivencia social.

Calama y los Detenidos Desaparecidos.

El lugar en que se cometieron los hechos tiene una importante historia, tanto a nivel mundial, nacional, regional y de la localidad de Calama, ya que los restos óseos que fueron robados, pertenecían a personas que fueron asesinadas tras el golpe Estado de 1973, y cuyos restos, en muchos casos,  como manifestó Violeta Berríos , “Son huesitos de un Centímetro, que nos recuerda que tuvimos a ese ser querido, pero que nunca podrá remediarse su perdida, aunque encontráramos todas las partes del cuerpo”, fueron buscados incansablemente por el Desierto de Atacama, hasta encontrar ciertas partes, aquellas  que pudieron ser puestas en sepulcro, pero que hoy ese sueño familiar fue destruído.

Caravana de La Muerte.

Fue un 19 de octubre de 1973 en pleno régimen militar, ya casi a 29 años, que pasó la Caravana de la Muerte por Calama,  terminando con la vida de 26 hombres  cuyos restos forman parte de los 72 chilenos victimas del paso de la comitiva militar que recorrió el país de norte a sur en una misión que  tenía como objetivo el exterminio de quienes se mostraban contrarios al gobierno de facto, encabezado por Augusto Pinochet.

La tarea por recordar a sus seres queridos no ha sido fácil, ya que el año 2009, la Agrupación de Ejecutados y Detenidos Desaparecidos de Calama pidió al Alcalde Esteban Velasquez recursos para hermosear un memorial ubicado a 13 kilometros del sureste de Calama, camino a San Pedro de Atacama, para tener un lugar donde recordar a sus familiares, petición que fue apoyada y respaldada por el edil, quien manifestó en esa oportunidad “la municipalidad está pagando una deuda histórica que tienen las familias victimas y con los hombres que fueron ejecutados en esa oportunidad. Un memorial que debe recordar que nunca más se debe repetir la misma historia”.

El 15 de Noviembre del 2011, fueron entregados algunos resto oseos que pertenecían a 5 detenidos desaparecidos, cuyos familiares se realizarón el viernes 18 y sábado 19 de aquel año en las dependencias de la Central Unitaria de Trabajadores, y posteriormente fueron trasladados al Cementerio Municipal para su descanso, el que fue interrumpido este fin de semana, y que hoy  se vuelve a pedir Justicia para encontrar a los responsables y para volver a encontrarlos.